martes, 17 de septiembre de 2019

Padre de Brayan Navarro habló sobre el asesinato de su hijo víctima de la delincuencia


Volvía ilusionado de un torneo de fútbol y un disparo acabó con su vida.
El 12 de agosto, Brayan Navarro, de sólo 9 años, y su familia fueron víctimas de la delincuencia que desde hace años azota a la población venezolana.

Fueron 10 disparos. Tres impactaron en el carro y uno mató a Brayan.

Cerca del destino final del viaje, Ciudad Guayana, una ciudad en el sureste de Venezuela, el auto de la familia fue interceptado por sujetos armados que comenzaron a disparar sin mediar palabra.

Según un informe del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), única fuente de datos de homicidios en Venezuela, el país registró 23.047 asesinatos en 2018, lo que ubica su tasa de homicidios en 81,4 por cada 100.000 habitantes.

Una cifra que duplica a Honduras (40 homicidios por cada 100 mil habitantes), y que se encuentra por encima de El Salvador, cuya tasa se estima que esté alrededor de las 60 víctimas por 100 mil habitantes, según el OVV.

Richard Navarro, el padre de Brayan, contó la historia de aquel fatídico día al programa Outside Source de la BBC.

Ese lunes, decidimos regresarnos a Ciudad Guayana (sureste de Venezuela), porque me tocaba trabajar y Brayan ya había terminado sus juegos en la zona de Puerto La Cruz, donde quedó subcampeón.

Brayan venía muy contento hablando conmigo, pidiéndome que le pusiera algunas canciones en el carro.

Faltando muy poco tiempo para llegar a Ciudad Guayana, en una parte que se llama el Amparo, en plena vía nacional hay unos muros (reductores de velocidad) bastante altos, y hay que frenar, porque son peligrosos, son muy altos.

Cuando ya estaba cerca de los reductores de velocidad, salió un carro vinotinto de una de las vías externas. Pasé al carro y cuando me doy cuenta ya lo tenía al lado y chocó levemente a la camioneta en la que nosotros veníamos.

Ellos me interceptan, yo me paro, y la persona que iba en la parte de atrás abrió la puerta disparando de una vez. Me agacho, le meto la reversa al carro y los otros empiezan a dispararme también.

El delincuente empieza a correr detrás del carro, disparando y disparando. Lanzaron 10 disparos hacia el carro, pero solo tres lograron impactarlo, una de las balas pasó y le pegó a mi hijo. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de BBC News Mundo - El Comercio de Perú

No hay comentarios:

Publicar un comentario