viernes, 5 de julio de 2019

Econalítica: ¿Qué nos dicen los créditos?

Desde finales de 2018, el Gobierno ha llevado a cabo estrategias de ajustes para controlar los desequilibrios monetarios presentes en la economía venezolana, con el presumible objetivo de controlar las presiones cambiarias y, con ello, la crecida de precios. Entre los últimos datos publicados por el BCV encontramos una nueva medida de ajuste: una reducción de los créditos entregados a empresas no financieras públicas, particularmente, a Pdvsa.

Luego de una sobre expansión de estos créditos a finales de enero, se observa una menor relevancia de este financiamiento en la generación de dinero base. En una primera instancia, tal cambio puede responder al interés del Ejecutivo a generar menores presiones inflacionarias derivadas de excesos monetarios. No obstante, este recorte también puede responder a una menor necesidad de la industria petrolera de estos recursos, frente a una reducción de su carga operativa derivada de la menor producción de crudo. También, la reducida brecha entre el tipo de cambio oficial – no oficial ha disminuido la necesidad por tal financiamiento, en la media que las divisas que Pdvsa venda al BCV son pagadas a un precio cercano a su valor de mercado, algo que no ocurría cuando el control cambiario imponía un tipo de cambio oficial mas apreciado.

Aunque tal reducción indica que el Gobierno parece estar tomando los pasos necesarios para estabilizar en parte la crisis venezolana, la experiencia en materia regulatoria permite inferior que los reguladores, en medio de una inflación elevada pero menos agresiva, tengan incentivos a retomar la política de créditos directos a las empresas petroleras en el mediano plazo, una vez que los costos políticos requeridos para mantener estos ajustes hagan nuevamente insostenibles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario