lunes, 4 de noviembre de 2019

Andrés Caleca: el Gobierno ha pateado el derecho al voto con apoyo de algunos opositores

En la mesa nacional de negociación se busca un acuerdo para nombrar una nueva directiva del Consejo Nacional Electoral que genere mayor confianza a los venezolanos tras las cuestionadas actuaciones del organismo en los últimos procesos comiciales; la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, comenzó los trámites para conformar el comité de postulaciones electorales, y paralelamente, el mandatario Nicolás Maduro anunció que el próximo martes presentaría una propuesta para que el Parlamento “salga” del desacato en el que la declaró el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y así se pueda avanzar hacia un acuerdo para escoger a los nuevos rectores.

Sin embargo, a pesar de estos gestos, las posibilidades de un acuerdo político que abra camino a la conformación de un nuevo CNE que conduzca a un proceso electoral en Venezuela que destranque el juego que mantiene al país en una profunda crisis política y social, lucen escasas, dadas las posiciones extremas que mantienen los bandos en disputa. Para el Ejecutivo, solo podrán hacerse unas elecciones de diputados a la AN, para sus adversarios, el problema de Venezuela se resuelve con una elección presidencial.

Andrés Caleca conoce el organismo electoral por dentro, presidió el entonces Consejo Supremo Electoral en 1999 y fue parte de la directiva por varios años. El asegura que el entorno político no está adecuado para llegar a un acuerdo y que el esfuerzo de la mesa nacional de negociación, aunque bueno, no es suficiente.

“Fíjate en qué situación estamos, el PSUV se reincorpora a la AN, lo cual felicito, pero lo hace diciendo que la AN está en desacato. Te has reincorporado a un organismo que no reconoces pero te das cuenta de la fragilidad del argumento porque en el fondo no está resuelto el problema político que es la dualidad que existe, cuando tenemos un presidente en Miraflores y otro en la Asamblea Nacional, y hasta que el problema no se resuelva, o se determine qué salida se le va a dar continuaremos en la misma situación”, explicó.

Deslegitimados
Andrés Caleca resaltó que el peligro de que la AN no logre hacer la designación de los rectores o, en caso que lo haga, que el TSJ invalide los nombramientos por el “desacato”, entonces el máximo tribunal del país, dominado por el chavismo, asumirá la designación, con lo que tendremos nuevas caras en el organismo comicial, pero la misma afiliación política, con lo que habría cambios pero para que todo continúe como hasta ahora.

“Eso no resuelve nada, tal vez un trámite administrativo, como es que tenemos que hacer unas elecciones el año que viene y tenemos unos directores que están vencidos, pero independiente de eso, los rectores están totalmente deslegitimados, no son capaces de organizar ninguna elección medianamente creíble después de los desaguisados de 2017 y 2018. La gente no irá a votar. El problema de fondo, más allá de la participación de los partidos o no, es que de la masa crítica del país no está yendo a votar, la abstención está superando el 50% de la población y eso es el fin de la democracia. La democracia se valida en las elecciones”, indicó Andrés Caleca.

Destacó Andrés Caleca que, aunque Venezuela no ha tenido históricamente un 100% de participación, ya que ha tenido un 20% de abstención estructural, pero entre un 70 y 80% siempre acudió a votar, legitimando el sistema político, por lo que actualmente se está deslegitimando todo “porque la institución del voto perdió todo su poder. Es el problema de fondo que tienen los dirigentes políticos y deben resolverlo en el corto plazo”, aseguró.

- ¿Cuáles son las posibilidades de un acuerdo que conduzca hacia un proceso electoral?

- He venido sosteniendo en los últimos meses que es imprescindible llegar a un acuerdo político de garantías políticas para todos los sectores del país. Dentro de ese acuerdo está la designación de un nuevo CNE, y las garantías electorales, pero no es solamente eso. Previamente, o paralelamente se debe discutir un acuerdo de garantías políticas para todos que cubra el antes del proceso electoral, las condiciones durante el proceso, y el después. El antes consiste en de qué CNE vamos a hablar, ya que los partidos políticos están ilegalizados, y hay líderes políticos inhabilitados, en el exilio o en una embajada, perseguidos, el durante tiene que ver con que no vamos a hablar de un CNE o unas elecciones libres si no hay garantías de que el gobierno no va a utilizar los recursos del Estado para la campaña, no se va a perseguir a los candidatos durante la campaña, que se van a mantener juntos todos para motivar a los votantes el día de la votación, y no vaya a haber interferencia de milicianos o de la FAN durante el proceso, etcétera, y el después es para proteger al que pierda. Imagínate si pierde la oposición y entonces el Gobierno vuelve a las andadas, a ilegalizar los partidos, a meter preso a todo el mundo; no habremos hecho nada, o el caso al revés, que pierda el Gobierno y entonces lo que venga es una persecución al chavismo, inhabilitación, prisiones, cárcel a los dirigentes del chavismo. Este acuerdo político general es previo.

-Tiene trancado el juego que la oposición quiere una elección presidencial, pero el chavismo dice que solo puede haber comicios para escoger diputados a la AN. ¿Cómo se destranca el juego?

- Estamos entrampados. Mientras no resolvamos ese problema no podrá caminar el régimen. En la negociación de Barbados, como se ha ido conociendo, la discusión fue avanzando y el Gobierno en la fase final había empezado a aceptar la idea de que una solución al estancamiento político del país era una elección presidencial, que considera un adelanto de las de 2025 mientras que para la oposición sería una repetición de las de 2018. Eso es retórica, pero lo importante es que el Gobierno empezaba a reconocer que no puede gobernar. Este gobierno tiene las manos atadas, no controla Pdvsa, no puede arreglar ni un semáforo. Entonces se empezó a hablar de una elección presidencial que yo considero destrabaría el juego, pero mientras no retomemos una negociación de gran calado como esa, tal vez no la misma, a lo mejor tendrá que ser con participación de los que están negociando en la Casa Amarilla y el G4, pero una negociación de ese tipo debe hacerse en Venezuela. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de José Luis Carrillo - talcualdigital.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario