jueves, 6 de diciembre de 2018

Pimpineros, el bachaqueo de gasolina que amenaza con extenderse a Caracas

Admiten que van en contra de la ley, aun así rechazan ser llamados contrabandistas. Son pimpineros, pequeño ejército de vendedores ambulantes de gasolina. Caraota Digital visitó el norte de Maracaibo para hacer el recorrido de 800 metros, desde donde paradójicamente opera el Comando Regional de la Guardia Nacional Bolivariana, CORE 3. Esta actividad ilegal brotó en el Zulia cuando las estaciones colapsaron, tal como ocurre ahora en Caracas.

Venden ilegalmente la gasolina y la actividad la ejercen ahí mismo, al lado del Core 3. Pero esa fortaleza de militares los hostiga solo si los pimpineros, denuncian ellos mismos, se niegan a pagar la cuota del silencio castrense.

No es la Guajira adentro, subregión colombo-venezolana que carga en su historia una tradición de contrabando. Se trata del corredor de Puerto Caballo, donde viven los vecinos económicamente más deprimidos de la opulenta zona norte de Maracaibo.

Los pimpineros justifican su presencia en la falta de una economía sólida, razón por la cual se habrían visto empujados a forjar una a su medida. Ilegal, eso sí, pero más parecida, según opinan, a las posibilidades de sobrevivir en medio de una realidad que ahoga cualquier solvencia financiera. Ciertamente, la venta informal de combustible destroza los bolsillos zulianos.

Mientras en una gasolinera llenar el tanque de 45 litros cuesta menos de 2 bolívares soberanos, con los pimpineros el precio se eleva a 450 soberanos. Es decir, más de 22.500% de incremento sobre el monto legal. Y hay quien los pague sin reproche alguno.
Para quienes apelan al uso de esta modalidad existe un atractivo, se evitan hacer fila en una gasolinera repleta de vehículos que somete a las personas a pasar horas para adquirir el combustible. En ocasiones, ni eso sucede.

“Puedes estar una mañana, una tarde o una madrugada completa en una cola y cuando crees que ya te toca te informan que ya no hay, así que esperar tampoco te garantiza nada”, se queja Lisbeth Montiel Troconis, una clienta habitual de la estación San Jacinto, al norte de Maracaibo.

Este tiempo “desperdiciado” afecta la productividad de taxistas, autobuseros y carritos por puestos y, por otro lado, demanda la exoneración de jornadas completas para quienes laboran en oficinas. En síntesis, una ciudad paralizada. O a media marcha. Una ciudad donde se pisa sobre el petróleo pero con ciudadanos que padecen la carencia de combustible.

Cuánta gente lo hace
Cerca de 100 personas trabajan como pimpineros a lo largo de Puerto Caballo, el corredor ubicado en la parroquia Idelfonso Vásquez del municipio Maracaibo, la capital del petrolero estado Zulia. Es el extremo occidental de Venezuela.

Algunos grupos de vendedores pertenecen a un mismo núcleo familiar. Se turnan el horario de atención en lo que se considera la extensión venezolana de la Troncal del Caribe, una kilométrica red de carreteras que une en el punto guajiro de Paraguachón a Colombia con el estado Zulia.

Los vendedores no son precisamente guajiros contrabandistas; son marabinos que habitan un área históricamente desatendida por los gobiernos venezolanos. Es pobreza extrema que se manifiesta en ciudadanos no escolarizados, que duermen en casas en ruinas, a la orilla de playas contaminadas, que tararean orgullosos las gaitas de Ricardo Cepeda, lo mismo que el vallenato de Diomedes Díaz. En fin, sintiéndose a veces venezolanos y otras tantas, colombianos. Es el ejercicio de la vida en su grado más informal.

Son trabajadores de menudeo –niños, mujeres, ancianos, hombres vitales– quienes en medio del asfalto de mediodía ofrecen aceite, frutas, dulces y alimentos diversos, mientras esquivan autobuses que viajan en directo al municipio guajiro de Maicao.
Sin embargo, el mayor beneficio económico de los lugareños se deriva de la venta pirata de gasolina. De modo que ante lo que obtienen como ganancias, así lo estiman, vale la pena asumir el riesgo del delito. ->>Vea más...

FUENTE: Con información Néstor Luis Llabanero - http://www.caraotadigital.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario