domingo, 9 de febrero de 2020

Los restaurantes chinos en Venezuela

“Si no hay leal, no hay lopa”… de esa manera nos referíamos a los chinos a mediados del siglo pasado, ya que la primera actividad comercial de esos inmigrantes, a su arribo a Venezuela, fueron las lavanderías, antes que los restaurantes chinos.

José Peña, que a pesar de su muy castizo nombre tenía los ojos oblicuos, propios de los chinos, fue uno de los primeros de su raza en llegar a Venezuela en un contingente que arribó a nuestras costas entre 1885 y 1886, durante la presidencia de Joaquín Crespo.

Su nombre lo adoptó cuando se nacionalizó en Cuba. Muchos venían de esa isla donde fueron contratados como mano de obra barata para la zafra.

De espíritu comerciante, José Peña estableció la primera lavandería regentada por chinos en Caracas. Esta actividad se hizo muy popular entre sus connacionales por lo que muchos de ellos se dedicaron a lavar y planchar ropa.

Pasaron muchos años hasta que esa tarea se tornó poco rentable porque los caraqueños no querían pagar de contado, de allí la recordada frase “Si no hay leal, no hay lopa”… que se adoptó para significar que no se trabaja si no hay remuneración.

Los primeros restaurantes
Pero esta crónica no se refiere al lavado de ropa sino a gastronomía, a esa que anuncian los restaurantes como de “auténtica comida china”, reino de lumpias y costillitas, donde el menú es casi una fotocopia de todos los demás de su competencia.

Solo cambian los nombres del local, con algunas excepciones, que recuerdan a una fonética en mandarín, cantonés o alguna de las 300 lenguas y dialectos que se hablan en ese gigantesco país: Kam Poo, Kam Cheyn, Sien Woo, Kung Hey, Ling Nam, Fu-Yiu, Mee Nam. Ho Kow, Sieng Sieng, Kuan Tung.

También en perfecto español como La Naranjita China, La Corona de Oro, El Palmar, El Chef Chino, Palacio Dragón, Salón Cantón o el emblemático y tradicional Dragón Verde, anteriormente situado en los altos del derruido Teatro París. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Alberto Veloz - El Estímulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario