lunes, 8 de junio de 2020

Cristian Silva Potellá: La Cumaná de mis sueños

Por: Cristian Silva Potellá - En estos difíciles momentos de decadencia nacional con referentes económicos en negativo, con un deprimido nivel de vida categorizado de pobreza crítica –de acuerdo a indicadores internacionales en función al sueldo mínimo medido en dólares– existimos ciudadanos visionarios a lo largo y ancho de nuestra Venezuela, soñadores, encabezados a nivel nacional por nuestro secretario general, diputado Omar Ávila, que nos preparamos para el embellecimiento y reconstrucción integral de nuestras respectivas ciudades y regiones venezolanas.

A mí, me corresponde la Cumaná “Atenas de América”, tierra de poetas donde se imprimió el primer periódico en este continente. Hoy presento 7 puntos fundamentales para levantar a nuestra Cumaná:

Primero: La conclusión de la autopista que nos conecta a Puerto La Cruz y al resto del país. Sin comunicación no hay desarrollo; y a la vez abrirá el canal del progreso a toda la geografía del estado Sucre.

Segundo: Saneamiento del sistema de aguas servidas. Reparación de las plantas de tratamiento, de todo el drenaje de la ciudad; bocas de visitas, reposición de tuberías dañadas e inadecuadas. De tal forma de sanear los urbanismos, las playas, el litoral; aumentando el nivel de vida.

Tercero: Recuperación del casco histórico colonial. Es una contradicción que siendo esta ciudad el primer asentamiento español en tierras americanas, se destruya aceleradamente todo vestigio arquitectónico de la fecha. De continuar así no podríamos demostrar a las generaciones futuras y al mundo nuestro glorioso pasado.

Cuarto: Saneamiento del ambiente en lo referente a la recolección ordenada, programada y sistematizada de los desechos sólidos. Que la basura se convierta en una rentable empresa de reciclaje y no una pesada carga para el municipio y tormento para sus habitantes.

Quinto: Saneamiento profundo y recuperación del río Manzanares y todos sus afluentes desde el Macizo El Turimiquire. Necesitamos mantener la fuente de agua potable, tanto para nosotros como para nuestros hermanos de los municipios cercanos y todos los habitantes del estado Nueva Esparta.

Sexto: Recuperación del sector pesquero, una de nuestras mayores fortalezas económicas. El Puerto Pesquero de Cumaná se convirtió en un lugar para hundir embarcaciones inservibles, restándole su espacio operativo. Igualmente, es necesario reactivar la pesca de arrastre con su respectiva reglamentación. La flota atunera de Cumaná que en tiempos democráticos representó el 75% de todo el suministro proteico marino a nivel nacional con una masa laboral impresionante.

Séptimo: La activación de las zonas industriales. La de San Luis y El Peñón. Aquellos conglomerados industriales donde los gobiernos democráticos, a través de Corpoindustria, financiaron la construcción de galpones, recursos para maquinarias, materias primas, gastos operativos. Trayendo prosperidad, riqueza, empleos dignos y estables para los cumaneses.

Estas son algunas tareas pendientes que nos espera, una vez hayamos salido del sueño traumático, regresivo, irracional, inhumano, de esta penosa experiencia comunista.

Los cumaneses, como todos los compatriotas que hoy se encuentran en el exterior deben regresar a su tierra para aportar sus nuevos conocimientos y experiencias. Nueva visión de vida que a fuerza de sacrificios, sangre, sudor y lágrimas han logrado en sus respectivos y obligados destierros.

La liberación de nuestro país se acerca, como el navío que despliega sus velas al norte franco para encontrarse con la ventana luminosa del Atlántico, del Caribe… rumbo al mar, al golfo de Cariaco, al cielo azul de Cruz Salmerón Acosta… El poeta del azul.

Secretario general estado Sucre

Unidad Visión Venezuela

www.unidadvisionvenezuela.com.ve

FUENTE: Artículo de Opinión

No hay comentarios:

Publicar un comentario