viernes, 21 de septiembre de 2018

Vulnerabilidad de subestación Yaracuy afecta a nueve estados

Los apagones serán de rutina para al menos nueve estados del país que dependen de la subestación Yaracuy, una instalación neurálgica para el sistema de transmisión de energía que conecta el Guri con el Occidente, los Andes y los Llanos, y que falló este miércoles 19.
La falla de ayer se debió a la caída de las barras que conectan las líneas de 230 kilovoltios y son alimentadas por el Guri. Por el incidente, que se registró a la 1:00 pm, seis estados quedaron sin servicio, según informaron fuentes de Corpoelec.

Los problemas en la subestación podrían ser recurrentes, de acuerdo con especialistas en el sistema de transmisión, que advierten sobre las limitaciones que tiene la instalación eléctrica debido a las precarias condiciones de sus equipos, que “son abusados” por la constante violación en la transmisión de energía, además del mantenimiento deficiente al que están sometidos.

“La creciente indisponibilidad de generación térmica en la región zuliana, andina y de los Llanos occidentales hace que estas zonas del país dependan cada vez más de la energía que llega desde Guri a la subestación Yaracuy. Y ante esta situación la salida de cualquier equipo (líneas de transmisión, los autotransformadores) a cualquier nivel de tensión de 765, 400 y 230 kV, como la ocurrida este miércoles, ocasiona cortes del servicio que afecta a nueve estados”, explicó José Aguilar, experto en análisis de riesgos eléctricos.

Lara, Yaracuy, Zulia, Táchira, Mérida, Trujillo, Cojedes, Portuguesa y Barinas son los nueve estados que dependen de la energía que entra y sale de la mencionada subestación.

Sobrecarga a toda marcha
Aguilar aseguró que –según reportes de la estatal- las líneas de 230 kilovoltios que salen de la subestación Yaracuy hacia los Andes y los Llanos se mantienen en una sobrecarga constante las 24 horas del día debido a la baja indisponibilidad que hay en las plantas termoeléctricas e hidroeléctricas en esas regiones, lo que deriva en interrupciones constantes en el servicio.

“Esta sobrecarga constate agrava las condiciones de los equipos de la subestación. Por ejemplo, la subestación ya no cuenta con el sistema de Compensación Serie de las líneas a 400 kV, lo que permite aumentar la capacidad de transporte de electricidad. Esto ha hecho que se disminuya en 300 megavatios la capacidad de transferencia de energía desde Yaracuy hacia la región zuliana”, precisó Aguilar.

Denunció que el Gobierno oculta las condiciones de la subestación, donde el pasado 22 de febrero se registró la explosión y pérdida de un reactor de potencia asociado a una de las líneas de 400 kilovoltios que llega a la subestación El Tablazo. “Este evento dejó sin servicio eléctrico a 12 estados del país durante un considerable período de tiempo, entre ellos los Andes”, indicó.

La impericia del personal que labora en el subestación Yaracuy también influye en su mal manejo, aseguró Aguilar. Dijo que tras el incidente de febrero pasado, Corpoelec decidió sacar de las instalaciones a los ingenieros de Edelca con experiencia en el sistema de transmisión de tensión de 765, 400 y 230 y trajeron a profesionales no calificados. “Esta decisión obligó a la suspensión de una gran cantidad de actividades de mantenimientos y reparaciones que son urgentes y necesarias en la subestación Yaracuy para conseguir un mejor funcionamiento en sus equipos. Todo esto se tradujo en mayores fallas y en el aumento de los tiempos de reposición del servicio cuando ocurren fallas que afectan a varios estados”, apuntó.

Lara fue uno de los estados que este miércoles quedó afectado por la falla en la subestación Yaracuy, y el jueves –por segundo día consecutivo- registró restricciones en el servicio eléctrico, según reportes de usuarios en las redes sociales.

FUENTE: Con información de Nataly Angulo - https://elpitazo.com ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario