domingo, 30 de julio de 2017

Aumenta el número de heridos por explosión de dos motocicletas de la Policía de Caracas

Siete agentes resultaron heridos tras la explosión de dos motos de la Policía Nacional (PNB) y otras dos de civiles, en las inmediaciones de una protesta ciudadana en Caracas contra las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente, convocada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

La explosión, ocurrió en la plaza de Altamira de Caracas, sin que de momento se sepa cómo fue causada.

"En el hecho resultaron heridos 7 funcionarios de la PNB y fueron incineradas cuatro motocicletas", indicó en su cuenta de Twitter la Fiscalía venezolana, que investiga lo ocurrido y envió a sus expertos a corroborar el estado de salud de las víctimas en el centro de salud en que se encuentran.

La detonación se produjo al paso de una columna de policías motorizados y provocó conmoción entre los centenares de personas que se concentraban a poca distancia para rechazar la votación.

El resto de agentes que integraban la comitiva de la Policía -que reprime con gas lacrimógeno concentraciones contra la Constituyente- bajaron de las motos para auxiliar a sus compañeros y dispararon después perdigones y bombas lacrimógenas para mantener lejos a los periodistas, a los que también agredieron.

Tras la explosión que incendió las motos de algunos de sus compañeros, Efe constató cómo los agentes motorizados tomaron varias motocicletas empleadas por los periodistas para su transporte y las echaron a la hoguera provocada por la deflagración para que se quemaran.

En un incidente similar, 7 miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) resultaron heridos el pasado 10 de julio al explotar lo que las autoridades describieron como un artefacto casero al paso de un grupo de guardias motorizados encargados de la contención de las marchas opositoras en el este de Caracas.

La explosión de este domingo en Altamira ocurrió mientras quienes se manifestaban en las calles contra las elecciones se replegaban frente a un edificio de oficinas del sector caraqueño Los Palos Grandes después de que la Policía dispersase en el este de la capital a grupos de personas que se disponían a protestar.

Tras escucharse la ruidosa detonación, que provocó llamas y una humareda negra visibles desde toda la avenida Francisco de Miranda, algunos de los manifestantes se acercaron al lugar de la explosión para interesarse por lo ocurrido.

Minutos después, parte de esos manifestantes -jóvenes con la cara tapada en previsión del gas lacrimógeno que lanzan las fuerzas de seguridad en las marchas- se enfrentaron con agentes cerca de la autopista.

Al menos unas siete personas han muerto durante la jornada electoral en Venezuela en las protestas contra las elecciones de la Constituyente, convocada por Maduro sin someterla a referéndum previo y que cuenta con el rechazo de la oposición y buena parte de la comunidad internacional.

La oposición venezolana pretende impedir un proceso que ve como un intento de consolidar una dictadura en el país, y ha llamado hoy a movilizaciones en Caracas y cortes de calles masivos en todo el país para exigir a Maduro que la retire.

Venezuela vive desde abril una oleada de protestas a favor y en contra del Gobierno que ya dejan 119 muertos y más de mil detenidos.

FUENTE: Con información de EFE - http://www.panamaamerica.com.pa