jueves, 19 de enero de 2017

(Lara) Muere niño de cuatro años por comer yuca amarga

Una familia larense, de la urbanización El Jebe de Barquisimeto, cenó el martes 17 de enero yuca amarga, sin saber que la misma le causaría la muerte al más pequeño de la familia, quien con tan solo cuatro años de edad falleció por intoxicación antes de que siquiera pudiera ser atendido, puesto que llegó directamente a la morgue del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda.

Cuatro adultos, dos hombres (padres de los pequeños), una de las abuelas y una de las madres también se intoxicaron, quienes fueron atendidos y dados de alta en horas de la tarde. Siete niños –primos– permanecen hospitalizados en el Hospital Universitario Pediátrico Agustín Zubillaga, hasta ahora sin complicaciones, debido al tratamiento inmediato que recibieron.

Ruy Medina, director regional de salud del estado Lara confirmó la información, y mencionó que les aplicaron inyecciones de vitamina B12 para contrarrestar el veneno de este tubérculo, que se transforma en cianuro dentro del organismo.

De forma extraoficial se conoció que la yuca amarga fue comprada en el Mercado Mayorista de Barquisimeto. Para este jueves se espera que las autoridades ofrezcan mayores detalles de las investigaciones que iniciaron para conocer de dónde provino el tubérculo venenoso.

Cabe destacar que existen diferencias entre la yuca amarga y dulce, de manera que los ciudadanos puedan tomar datos importantes a la hora de comprarla. Una de las principales es la concha, ésta se desprende con facilidad cuando el tubérculo es apto para el consumo humano, pero sucede todo lo contrario cuando se trata de la yuca amarga, cuya concha cuesta despegar y su sabor, como su nombre lo indica, es amargo.
Hambre y desnutrición

“El llamado es hacia el Gobierno, que dejen la payasada de los Clap, que volvamos a tener comida en Venezuela y no mandar a hacer un carnet para que la gente pueda acceder a los alimentos. Ahí están las consecuencias de la soberanía alimentaria. En septiembre del año pasado, el doctor Jorge Gaiti –director del Hospital Pediátrico– dijo que un 15% de los niños que ingresaban estaban desnutridos”, expresó Ruy Medina, anterior director de la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda.

Informó que a diario entran a la emergencia de adultos personas con hemoglobina en valores entre 3 y 4, sin tener ningún tipo de sangramiento o hemorragia, sino por la falta de nutrientes en su organismo.

“Si no comen proteínas no se producen los glóbulos rojos. ¿Qué trae la bolsa del Clap?. Puros carbohidratos: arroz, harina, salsa de tomate y pasta. Eso no es nutrición, es un bulto para llenar el estómago, literalmente para matar el hambre”, aseveró Medina.

FUENTE: http://elpitazo.com