lunes, 2 de marzo de 2020

Antisocial que murió al estallar granada en Caracas había robado una joyería en Perú (+Video)

Manuel Adrián Hernández Armas, alias Manolo, era un peligroso delincuente, de 30 años, integrante de la banda de El Coqui, que opera en la Cota 905 de Caracas, pero detrás de esto, sobre el pesaba un expediente internacional con alerta roja de Interpol.

El Manolo era un delincuente acusado de cometer secuestros, robos y homicidios en Venezuela. Sin embargo, puso salir del país a través de la frontera con Colombia.

En el año 2018 viajó hasta Perú con el fin de integrar una organización delictiva en ese país, conformada mayormente por venezolanos.

En su andar por la nación inca cometió varios delitos, pero hubo uno que llamó la atención de las autoridades peruanas.

El pasado 22 de junio del 2018, Hernandez, junto a una banda de 11 venezolanos, y un ciudadano peruano ingresó al centro comercial Jockey Plaza, de la ciudad de Lima y cometió un asalto millonario en una joyería llamada Banchero.

Este delincuente se encargó de someter al personal de seguridad mientras los otros perpetraban el asalto.

Aunque todos los hampones huyeron del sitio. Posteriormente las autoridades peruanas lo identificaron, al igual que al resto de la organización.

Luego de eso el Manolo huyó de Perú de forma ilegal, y durante dos años se desconoció sobre su paradero.

Desde la nación Inca se solicitó su búsqueda internacional y actualmente presentaba alerta roja de interpol, sin embargo, andaba libremente en Venezuela.

Aunque vivía en la ciudad de Guarenas, pertenecía la banda del Coqui, una de las más peligrosas del país.

En Venezuela nunca fue detenido, y no fue sino hasta este miércoles cuando su nombre volvió a aparecer en la palestra pública.

Él era el conductor del vehículo Toyota tipo Chasis Largo de Color banco donde se trasladaban los delincuentes que pretendían secuestrar a un empresario a la salida de un centro comercial de la urbanización Chuao.

Sin embargo, Manolo no se pudo salir con la suya, pues funcionarios de las Faes frustraron el secuestro y finalmente luego de un fuerte enfrentamiento murió cuando pretendía accionar una granada contra las comisiones policiales.

El cadáver de Manolo se encuentra en la morgue de Bello Monte mientras las autoridades realizan los exámenes legales de rutina.



FUENTE: Con información de JOAN CAMARGO - Caraota Digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario