jueves, 5 de diciembre de 2019

Devotos de Santa Bárbara celebran su día y burlan la crisis

La alabanza a Santa Bárbara se profundiza cada 4 de diciembre y este año no fue la excepción. La crisis en Venezuela no hizo mella en los devotos, quienes cumplieron con la tradición de montar grandes altares con flores, frutas e incienso.

En un recorrido realizado por tiendas esotéricas de Quinta Crespo y la avenida Baralt, en las que no faltó de fondo la icónica canción “A Santa Bárbara” del dúo cubano Celina y Reutilio, se observó a los fieles adquirir todos los elementos necesarios para realizar los rituales. Las velas se conseguían en Bs. 4500, el incienso por un precio de Bs. 18.000, mientras que la caja de tabacos se cotiza en Bs. 78.000 y los baños entre Bs. 20.000 y 40.000.

Sin embargo, cumplir la tradición arrojó mejores ventas que el mismo período, pero en 2018, aseguró Carmen Alcántara, trabajadora de un establecimiento espiritual. “La gente se ha llevado baños, velas en forma de manzana, tabacos”, detalló la mujer.

Contó que la deidad, quien era una católica que murió en un castillo por decisión de su padre, es muy milagrosa, razón por la cual cuenta con una gran feligresía en el país. “Tiene muchos seguidores por las acciones que hace. Hay personas que piden por algo en particular, otros por la sanación”, dijo.

Cumplir ante todo. Alejandro Iglesiases un joven trabajador de la perfumería Elegguá. Ataviado con una franela que tenía el rostro de la deidad, relató que es creyente desde hace tiempo y por ello participa en las celebraciones y homenajes.

Aseguró, al igual que Alcántara, que la gente es fiel al reconocimiento a Santa Bárbara en su día. “Así esté caro, la gente cumple con la tradición”, enfatizó.

Indicó que la preparación de la fiesta, que inicia en la madrugada del día 3, incluye globos blancos y rojos, frutas (manzana, patilla, mandarinas), velones y velas para “adorar a la reina con fe” y así agradecer o formular nuevas peticiones.

Amor desde niño. En una acera de la avenida Baralt se prendió la rumba. Mientras un grupo de tambores dedicaba cantos a su patrona, otro bailaba. Afuera del local, la gente observó y se unió con aplausos.

Tony Hernández, un joven caraqueño, describió su amor por Santa Bárbara, a quien se encomienda desde niño. “Esta tradición se transforma en energía para sus seguidores, siempre hay algarabía”.

Entre las peticiones para 2020 figuran bendiciones y alegrías. “Que Santa Bárbara le dé el poder al venezolano de levantarse entre bendiciones y evolución”, expresó con una gran sonrisa.

FUENTE: Ingrid Bravo Balabú - 2001.com.ve

No hay comentarios:

Publicar un comentario