jueves, 11 de julio de 2019

Cuerpo del capitán Rafael Acosta Arévalo fue sepultado en Caracas

El cuerpo del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien falleció por presuntas torturas que habría recibido mientras estuvo preso en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) fue enterrado el miércoles 10 de julio, 11 días después de conocerse su deceso.

En un ataúd sellado y contra la voluntad de los familiares, el cuerpo del militar fue enterrado en el Cementerio del Este, en lo que fue un procedimiento rápido al que los medios de comunicación tampoco pudieron acceder porque funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se apostaron en la entrada del camposanto para evitar el paso al lugar.

Al respecto, la diputada a la Asamblea Nacional (AN) Delsa Solorzano, relató que la familia fue advertida sobre la entrega del cuerpo la mañana del 10 de julio y se les permitió hacer el reconocimiento postmorten. La parlamentaria develó que el acta de defunción expresa que la muerte del militar se produjo por politraumatismo generado por objetos contundentes; “es decir que lo molieron a golpes y eso evidencia la tortura”.

Solorzano denunció que el cuerpo del capitán no fue entregado a la familia. Según lo expuesto por la diputada, fue la hermana del militar quien realizó el procedimiento, pero el Estado se negó a hacer la entrega y obligó una inhumación controlada.

“Es bien importante destacar que al capitán lo entierra quien lo asesinó. Sus propios asesinos no solo decidieron secuestrarlo en vida, producir su desaparición forzada y torturarlo hasta morir sino que secuestran su cadáver por 11 días y ellos mismo los entierran”, dijo.

La legisladora explicó que el entierro del Acosta Arévalo fue un acto pequeño y rodeado por funcionarios uniformados, en el que tampoco se permitió un acto velatorio, ni que se respetara la voluntad de su familia de trasladarlo al interior del país.

Fue a las 12:25 del mediodía cuando partió el carro fúnebre de la Medicatura Forense de Bello Monte, con el cadáver del capitán de corbeta para ser trasladado hasta el Cementerio Este, pese a que la familia aspiraba realizar las exequias del militar en la ciudad de Maracay, donde reside la mayor parte de sus allegados.

El Tribunal 36° en funciones de Control del Área Metropolitana de Caracas autorizó al Ministerio Público para inhumar el cadáver del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo.

Alonso Medina Roa, abogado del capitán de corbeta, calificó el procedimiento como “una inhumación controlada por el Tribunal 36 de Control del Área Metropolitana de Caracas”.

“La inhumación controlada, podría interpretarse como una acción de cobardía e irrespeto a la familia del capitán de corbeta, y a la sociedad en general”, expresó el abogado a través de las redes sociales.

Tras ser consultado acerca del resultado de la autopsia, el abogado dijo que la experticia médico forense refleja la realidad de lo ocurrido.”Yo lo maté y yo lo entierro. Algo así se puede interpretar de esto, indicó Medina Roa. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Tal Cual

No hay comentarios:

Publicar un comentario