miércoles, 1 de febrero de 2017

(Zulia) Familiares de madre que mató a su hijita relataron su drama

Una niña de apenas 4 años murió el 31 de enero, a las 6:00 de la mañana, a consecuencia de varios palazos “que le dio su madre”, María Mercedes Atencio, hace una semana en su casa ubicada en el sector Palo Negro, al noroeste de Maracaibo.

La pequeña Cecilia Andrea Púa Atencio además presentó cuadro de desnutrición severa, pero “su muerte se aceleró por los fuertes golpes que le dio su madre con un palo de escoba”, según denunció la madre de la presunta asesina y abuela de la infante, Nilia Josefina Atencio. Sus palabras fueron respaldadas por el tío de la madre de la niña, Raimundo Atencio.

“Ella la golpeaba en la cabeza y en el cuerpo con un palo de escoba y le decía: ¿Morite, morite, lo que quiero es que te muráis (sic)”, narró la abuela de la niña, ayer, en la morgue, mientras esperaban que funcionarios del Cicpc ordenaran la autopsia. El cadáver de la pequeña lo llevó su tío en brazos, envuelto en una sábana.

La abuela de la niña presenció cuando su hija la golpeaba y le reclamó que no lo hiciera. “No le des golpes que es una niña, esa es tu hija”, le decía Nilia a su hija, pero la mujer le respondía: “Vos no te metáis porque te quemo a vos y al rancho este”. Nilia dijo que María Mercedes Atencio era “adicta a las drogas y alcohólica”.

Cuando golpeaba a su hija estaba bajo el efecto de los narcóticos.

Pese a que la golpeaba con el palo de escoba, la infante nunca fue llevada al hospital, pero, ayer en la mañana, la abuela quiso darle de comer a Cecilia y ahí fue cuando se dio cuenta que no reaccionaba.

“Yo le tocaba la carita y le decía, mi amor despertate, vení a desayunar, pero no se levantaba”, decía la abuela, quien aseguró: “Yo fui quien denunció a mi hija ante el Cicpc”.

El lunes 30 de enero, un grupo de funcionarios se fue a la casa de la familia Atencio y allí detuvieron a la madre de la menor.

Luego pasaron por el Hospital Adolfo Pons donde la abuela había llevado a la pequeña para ver por qué no reaccionaba, y allí le dijeron que estaba muerta y que además de las lesiones que se le notaban a simple vista, padecía meningitis. El estado de desnutrición en que se encontraba la niña era avanzado.

La madre de la niña, quien permanece en los calabozos del Cicpc, tiene otros tres hijos, dos varones, uno de 14 y otro de ocho años y una niña de 9.

“La niña de 9 años se la pasaba en la calle pidiendo dinero para comer, pero su madre se lo quitaba para sus vicios, el alcohol y las drogas”, dijo su tío Raimundo. El Cicpc espera resultados de autopsia para proseguir con las investigaciones.

FUENTE: Alejandro Bracho - http://www.panorama.com.ve