miércoles, 12 de octubre de 2016

Padre tachirense denuncia que su hijo fue descuartizado

Familiares de los reclusos que se encontraban en el Cuartel de Prisiones de Politáchira durante el motín que allí se mantuvo por espacio de un mes, denunciaron una serie de delitos contra sus parientes, entre los que mencionaron asesinatos, violaciones y actos de canibalismo.
“Aquí violaron a detenidos de Politáchira, les amputaron sus dedos, mataron a por lo menos a dos muchachos. Los cortaron en pedazos y se los dieron a todos los detenidos para que se los comieran”, denunció Juan Carlos Herrera, padre de un joven, quien lleva su mismo nombre, y es uno de los desaparecidos durante el motín.

Según su relato, a su hijo lo apuñalaron para que se desangrara, lo descuartizaron y así lo hicieron también con otro joven. Dijo que su mayor dolor era no poder tener nada para hacer un funeral, porque no dejaron nada del cuerpo.

Según indicó en rueda de prensa con medios locales, de acuerdo a la versión suministrada por los familiares, los desaparecidos serían los reclusos Juan Carlos Herrera, Anthony Kelvin Correa y probablemente un tercer prisionero, cuya identidad no se ha establecido con certeza.

El diputado Franklin Duarte, miembro de la subcomisión especial conformada en la Asamblea Nacional para dar seguimiento a este caso, acompañó a Herrera en su denuncia, y asegura que total de cuatro detenidos sufrieron amputaciones en los dedos de sus manos, fractura en los brazos y otros fueron apuñalados.

El padre de Juan Carlos agregó que algunos reclusos resultaron heridos y lesionados se resistieron a comer la carne de su hijo y del otro joven asesinado, y por ello fueron agredidos. “A ellos les dieron martillazos en la cabeza, en los brazos y los cortaron hasta que accedieron a comerse primero al otro muchacho y después a mi hijo”, dijo.

El hombre denunció además que los organizadores del motín enviaron a su casa a algunos emisarios, quienes intentaron despojarlo de un vehículo.

“Yo fui objeto de persecución, pues llegaron a mi casa a quitarme un carro, pero no lo entregué hasta que me dejaran oír la voz de Juan Carlos. No pude hablar con mi hijo la noche del viernes y me dijeron que la madrugada del sábado empezaron a arremeter contra él, entre más de 40 detenidos”, aseguró.

Según la versión de Herrera, la matanza se habría producido hace más de una semana y asegura que no acudió antes a formalizar la denuncia, porque había amenazas de que los asesinatos serían masivos, si la situación salía a la luz.

“Para evitarle este dolor al resto de los familiares y proteger la vida de esos muchachos, preferí callar la muerte de mi hijo hasta que toda la situación se solucionara. Además, tenía la esperanza de que no fuera cierto y que mi hijo saliera de allí bien”, explicó al tiempo de señalar que teme por su vida.

El diputado Duarte destacó que exigió a la Fiscalía Superior del Ministerio Público en el estado Táchira una medida de protección para la familia Herrera. Asimismo informó que está levantando un informe que será debatido en la Asamblea Nacional y luego elevado desde allí a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por considerar que lo sucedido en los calabozos de Politáchira califica como delito de lesa humanidad.

FUENTE: La Opinión / Noticia al Día - http://noticiaaldia.com