miércoles, 16 de octubre de 2019

La silicona, el otro petróleo de Venezuela

Cada seis minutos alguien se somete a una cirugía plástica en Venezuela y alimenta la obsesión por la belleza física de este país, donde miles de personas están dispuestos a gastar lo poco que tienen para verse más guapos.

Venezuela cerró 2018 con cerca de 200 millones de dólares gastados en cirugías plásticas, unos números bajos en comparación con años anteriores. Cada uno de sus casi 700 cirujanos realiza unas 10 operaciones al mes, lo que suma unas 84.000 intervenciones al año durante la última década, según los datos de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica (SVCP).

La mujer que se adapta a determinados cánones sociales “va a ser mucho más exitosa”, asegura. Casi siempre responde, en alguna medida, a la presión que ejerce la sociedad. “La decisión tiene que ver con lo que los demás esperan de mí, con lo que yo quiero mostrar al mundo”, declara la psicóloga María Alejandra Ramírez.

Turismo estético

Aunque Venezuela ha dejado de ser una opción para viajeros internacionales, miles de extranjeros continúan llegando alentados por la fama de los cirujanos.

En los últimos años, el turismo estético se ha ido llenando de venezolanos que viven en el exterior y que aprovechan unas vacaciones para reencontrase con sus familiares y retocar sus humanidades.

Y es que, como subraya el presidente de la SVCP, Édgar Martínez, estos procedimientos quirúrgicos “siguen siendo más económicos en Venezuela”, donde una mamoplastia cuesta una cuarta parte del valor que tienen estas operaciones en países como España.

FUENTE: Con información de Agencias - cdn.com.do

No hay comentarios:

Publicar un comentario