lunes, 14 de enero de 2019

Juan Guaidó: el guaireño que se enfrenta a una tormenta

En la historia republicana de Venezuela, tres guaireños han ocupado el cargo de presidente. El médico José María Vargas y el general Carlos Soublette fueron electos con los votos del partido Conservador en el Congreso, mientras que, el no tan célebre Andrés Narvarte, debió encargarse de manera provisoria del destino del país en dos ocasiones, 1835 y 1836.
Narvarte, en correspondencia con los textos de la historia, siempre fue visto como un hombre calmado y de aplomo, lo que lo facultaba para enfrentar las escaramuzas que por el poder se lidiaron en esas épocas, justo con las divisiones entre los conservadores y los liberales, tal como lo reseña Vargas en su obra El orden sobre el caos.

Hoy, como Narvarte, el también guaireño Juan Gerardo Antonio Guaidó Márquez, se ha visto conminado por su condición de presidente de la Asamblea Nacional (AN) a enfrentar escaramuzas por el poder.

Tras la declaratoria de “usurpación del cargo de Presidente” realizada desde el poder Legislativo, y el desconocimiento al segundo mandato de Nicolás Maduro, al juramentarse ante el Tribunal Supremo de Justicia, por instancias como el Grupo de Lima, la Organización de Estados Americanos (OEA), Mercosur y la Unión Europea, que consideran como único poder legítimo a la Asamblea Nacional, la figura de Juan Guaidó, en su condición de presidente del poder Legislativo del Estado, se encuentra en el ojo del huracán.

Los vientos de tempestad se avivaron tras el discurso expresado el pasado viernes en el cabildo abierto convocado en la sede del Pnud en Caracas. Invocando el 233, 333, y 350 de la Constitución Bolivariana, Guaidó insinuó que asumiría la “encargaduría de la Presidencia” concepto que fue juzgado como ambiguo por los sectores más radicales del público opositor, quienes ante el silencio de la dirigencia política fueron presos de las numerosas especulaciones en redes sociales y el tweet del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, quien celebró su presidencia interina.

Las vaivenes de las notas de prensa de la Asamblea Nacional, las de su partido Voluntad Popular avivaron más la tormenta informativa, que fue ensalzada con el silencio de la dirigencia opositora de los partidos tradicionales, quienes dejaron una gran vacío de certeza y un campo fértil a las múltiples interpretaciones. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Nadeska Noriega - https://elpitazo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario