miércoles, 8 de febrero de 2017

Denuncian 80% de escasez de reactivos en laboratorios médicos

Pacientes con VIH, familiares que buscan hacer una transfusión, personas con cualquier enfermedad o sanas que solo quieren hacer un examen de rutina. Todos se ven afectados por lo mismo, el más de 80% de escasez de reactivos para exámenes de laboratorios, según denunció Carolina Uzcategui, presidenta del Colegio de Bionalistas del estado Vargas.

Entre los rubros que más escasean están el isoton (o diluyente) para hematología, la prueba Elisa para el HIV, y los reactivos necesarios para las pruebas de toxoplasmosis, para pruebas hormonales y para marcadores tumorales. Uzcategui señaló que llevan, por lo bajo, tres años exigiendo haciéndole llamados al Ejecutivo para que atienda el tema, pero aun no reciben respuesta.

Marta Herrera, miembro del comité ejecutivo de la Federación de Colegios de Bionalistas, agregó que a la falla de reactivos se le suma la de repuestos para los equipos e incluso la de talento humano, pues la grave diáspora de emigración que se vive en Venezuela también ha afectado al gremio de los bioanalistas.

La situación, además, no parece que mejorará en el futuro cercano. Según denunció – al medio El Nacional– Carlos Canelón, presidente de la Asociación Venezolana de Importadores y Distribuidores de Equipos de Laboratorios y Afines (Asolidad), para el año pasado el Gobierno liquidó 34 millones de dólares a los importadores y distribuidores de insumos de laboratorios, lo que representa 15% de las divisas requeridas por el sector y el monto más bajo desde 2013, cuando les entregaron aproximadamente 240 millones de dólares.

Para los pacientes con VIH, la falta de reactivos para sus exámenes es una añadidura más al calvario que sufren regularmente para encontrar sus medicamentos. “Para una bolsa de sangre se necesita su serología completa. Es un crimen que estén impulsando a los familiares de los pacientes a que se realicen transfusiones en bolsas sin serología”, explicó Herrera.

Sin embargo, se está haciendo. De acuerdo a Jonathan Rodríguez, director de la ONG Stop VIH, el 10% de los nuevos contagios del virus vienen de realizar este tipo de prácticas sin las adecuadas medidas de seguridad, por no contar con los reactivos.

Tampoco hay para realizar el seguimiento a los pacientes con el virus, que, como mínimo, debería ser bianual. Solo así se puede saber la fortaleza del sistema inmunológico y la cantidad de virus que hay en la sangre, y actuar acorde para recetarles el tratamiento.

“Un paciente no es transfundido si no se hacen las pruebas serológicas a los donantes. Un paciente no entra a quirófano si no se le hacen los exámenes correspondientes. Afecta a todos”, culminó Uzcategui.

FUENTE: Mariel Lozada - http://efectococuyo.com