domingo, 6 de noviembre de 2016

Se mantienen colas en las panaderías

Fue el 28 de septiembre de este año cuando la Superintendencia Nacional de Precios Justos (Sundde) fiscalizó y multó a varias panaderías de la ciudad por incurrir en delitos socieconómicos como poca producción del pan, especulación, mala atención a los usuarios, restricción de la oferta y condicionamiento de venta.

A pesar de este llamado de atención, que debería haber solucionado la presencia de las colas afuera de los establecimientos, el problema aún se mantiene, sobre todo en aquellas panaderías ubicadas en la avenida Baralt.

En un recorrido realizado por diversos locales de esta concurrida arteria vial de la ciudad, se pudo observar cómo en la panadería Mansión Bakery y El Guanábano, las colas eran tan largas que ocupaban casi toda la cuadra.

En esta última, ubicada en una esquina al final de la referida avenida, se podía ver desde la distancia el tumulto de personas, de todas las edades, esperando por adquirir cuatro panes canillas a 100 bolívares cada uno.

La ansiedad por comprar se notaba en el rostro de los clientes, quienes sostenían un pedazo de cartulina fucsia con un número escrito con marcador negro, que les indicaba el turno para pasar al local.

Al preguntarle al encargado de la panadería, José Goncálvez, el porqué de la permanencia de las colas, la respuesta fue clara y sencilla: "Cada vez más gente anda pendiente de comprar pan. Mientras más pan hagamos, más cola harán".

Aseguró que, en su local, la distribución de la harina les está llegando de forma regular, pero alertó que las colas se hacen cada vez más largas porque llegan personas de todas partes de la ciudad.

"Aquí no compran solo los de la parroquia Altagracia y La Pastora. Tú preguntas en la cola y hay gente que viene de Charallave, El Junquito o Caricuao, que van de panadería en panadería buscando el pan", manifestó.

En la Mansión Bakery la situación es otra. Aquí, Emilio Dos Santos, encargado, denunció que por la alta demanda, han tenido que duplicar la producción del pan.

Aseguró que anteriormente, en un día se utilizaban siete sacos de harina y ahora han tenido que aumentar a 15 ó 20 sacos diarios.

"Hemos tenido muchos problemas con la distribuidora Cargill, Monaca y Polar porque no realizan las entregas de forma regular. Antes de que se nos agote la harina, hacemos el pedido, pero siempre llega semanas después, y nunca nos traen la cantidad que solicitamos", denunció.

El mismo problema se presenta en la panadería Royal Century, ubicada frente a la plaza Diego Ibarra, donde uno de sus encargados sostuvo que la comercializadora Romher Caracas, encargada de entregar los pedidos hechos por Cargill, es la causante de la falla en recepción de la harina.

"Existen muchos problemas con Cargill por esa situación. Aquí procuramos hacer panes diarios, incluso la gente viene siempre para acá por eso, porque saben que siempre hay panes", precisó.

Ante ello, exhortó a las distribuidoras que agilicen el proceso de entrega de la harina para que la producción sea más efectiva y constante.

"Para que se eliminen las colas, en estos momentos en que la gente anda más pendiente de comprar pan, los panaderos deberían usar 35 sacos de harina diarios. Mientras más producción, menos colas", expresó.

Otra de las panderías visitadas fue una ubicada en el edificio Meyer, a la salida de la estación del metro El Silencio, donde se ve diariamente la presencia de personas esperando para comprar el alimento.

Jesús Ruiz, gerente del local, indicó que en esa panadería se sacan los panes a las 6 y 8 de la mañana y luego a las 2 de la tarde. "Aquí la gente hace cola porque quiere", aseveró.

Al preguntarles a los usuarios que permanecían en las cercanías a la espera del lote de pan, indicaron que permanecen en la cola el tiempo que sea hasta que despachen el alimento.

"Yo he pasado hasta tres horas esperando que saquen los panes. Compro tempranito en la mañana, me quedo hasta que despachen al mediodía y así voy", manifestó Jesús Bustamante, habitante de La Candelaria.

Por otra parte, en Kilomanía, situada frente a la Asamblea Nacional, solo hay cola cuando venden panes canillas a Bs 100 y campesino y sobado a 180, de lo contrario, el establecimiento permanece vacío, ya que el único pan permanente es el Camaleón a Bs 550.

FUENTE: CiudadCCS - http://www.aporrea.org