domingo, 19 de mayo de 2019

Libro inédito relata la historia del buque Cristóforo Colombo y su llegada a Venezuela en 1977

Este famoso barco fue un transatlántico italiano, construido en los astilleros Ansaldo de Génova. Fue lanzado al agua en 1953 y su viaje inaugural se realizó en 1954. En el momento de su lanzamiento, fue el buque de mayor tamaño de las líneas navieras italianas. ¿Cómo vino a Ciudad Guayana?. El Cristóforo Colombo había sido retirado de servicio, su mantenimiento se tornó muy costoso, sus propietarios le buscaron compradores a nivel internacional.
En Ciudad Guayana con la puesta en marcha del Plan IV, la ciudad no tenía la suficiente logística para albergar a la cantidad de profesionales, técnicos y mano de obra calificada venida de otros países, no existía una infraestructura necesaria para albergar a tantas personas. Pero la compra de este barco no fue fácil, en Italia se llevaron a efecto huelgas y manifestaciones en contra de su venta, ya que centenares de tripulantes perderían el empleo si vendían al extranjero los pocos transatlánticos de lujo que le quedaban a la flota mercante italiana.

Parte de la historia que culminó con la compra del barco, la relato para que tengan una idea de las diversas actividades que se ejecutaron para su concreción. Repasando la historia, la Gerencia de Construcción de Sidor, conformó una comisión integrada por Carlos Carpio, Humberto Sánchez Tineo Y Jhon Askew, quienes visitaron campamentos en Alaska, Canadá y Mar del Norte (Inglaterra). En esta última visita evidenciaron que el problema de las viviendas para los trabajadores se solucionaba con pequeños barcos de pequeño calado que funcionaban como hoteles. Al consignar su informe la empresa, decidió adquirir el barco Cristóforo Colombo como una solución temporal al problema de la vivienda de los técnicos y trabajadores del Plan IV de SIDOR.

El barco tenía una eslora de 213, 55 metros, un calado de 11,33 mts, velocidad de 30 nudo, una tripulación de 580 personas, trece písos y una capacidad de 1055 pasajeros. Sidor hizo efectiva la compra de barco, luego de su último viaje desde Buenos Aires (Argentina) a Génova (Italia). La empresa propietaria sacó toda la platería y todos los cuadros valiosos, que no estaban incluidos en el precio de compra. El abogado Hermes Pirela, junto a Luis Galarraga viajaron a Italia para firmar en nombre de Sidor la compra del barco, realizar la inspección e inventario de la nave.

En su remontada por el Orinoco, fue difícil estabilizarlo, ya que el viento lo mecía de un lado a otro, al entrar en la curva donde están las piedras. Con la ayuda de un remolcador de la Iron Mining Company se logró llevar hasta el muelle de Sidor donde se anclaría, bautizándolo con el nombre de Residencias “Cristóbal Colón”. Era el 27 de mayo de 1977. Cuentan los integrantes de la comisión que venían en el barco que el capitán, al entrar en el Delta del Orinoco, arrió la bandera de Italia, la cual dobló con un sentimiento nostálgico, para izar la bandera venezolana la cual ondeó desde el Delta del Orinoco hasta el muelle de SIDOR.

Entre las personas que dieron la bienvenida al barco, estaba Fortunato Adríán Morillo, era Gobernador del estado Bolívar, Guillermo Briceño, Presidente Encargado de Sidor, Eliseo Ponta Cónsul de Italia en Ciudad Guayana, los Gerentes de Planta: César Mendoza, José Rafael Phillips, Antonio Nogales, Oswaldo Herrera Malpica, José Cheo Bastardo, Rafael Angel Carrasquel, Francisco Pancho Salazar, Hugo Carnevalli, Pedro Acosta, Juan Francisco Báez, autoridades locales y Monseñor Francisco Javier Zabaleta y un número bastante numeroso de invitados.

La tripulación del barco era muy reducida, pero se quedaron un cierto tiempo, hasta que por incumplimiento de contrato por parte de la empresa, el 22 de diciembre de 1977 se regresaron a Italia. Se presentó un problema para designar a un nuevo comando, hasta que el capítán retirado de la Iron Mining Company Atela, asumió el mando durante todo el tiempo que tuvo en el muelle de SIDOR.


Este barco tenía salas de juegos, piano, bares, discotecas mesa de ping, pong, piscina Se manejó con mucha discrecionalidad, hasta el punto que los empleados y trabajadores autorizados, firmaban las facturas de consumo y luego les descontaban de su salario. Se presentaron innumerables artistas de la talla de José Luis Rodríguez, Carlos Moreán y otros que deleitaba a la audiencia que se presentaba al barco. Se convirtió en sitio de esparcimiento para las familias guayanesas que lo visitaban para departir en sus instalaciones, buena comida, exquisitas bebidas y una vida nocturna dinámica y amena.

La fiesta se armaba cuando llegaban barcos de gran calado al muelle de Sidor, ya que las tripulaciones al desembarcar, se iban directo al Cristóforo Columbo, donde las fiestas eran interminables, una gozadera total, dólares iban y venían a manos llenas. Lo llamaron la jaula de oro, allí los alemanes, italianos, coreanos, japoneses, se daban la gran vida, por supuesto también captó la atención de féminas complacientes de la vida nocturna.


En el barco se suscitaron varios incidentes relacionados con drogas, inclusive el administrador fue asesinado, localizándose su cadáver en el rio Orinoco. Sin embargo, estos hechos fortuitos no opacan la historia viva que representó este barco en tierras guayanesas.

El Sr. Theodoro Rudy Pascalides fue comisionado y autorizado para ser representante de la empresa Superwinston Enterprises Enc para licitar en la compra del barco, fue la única empresa que se presentó. El precio de venta por parte de Sidor fue de $ 1.1000.000 de fecha 27 de febrero del año 1981. El 10 de marzo de 1981, el barco partió de Matanzas, rumbo a Hong Kong para ser desguazado, estaba en condiciones óptimas para la travesía. Sin embargo, a escasas cinco millas náuticas para llegar al mar tuvo fallas mecánicas, por lo que tuvo que ser remolcado de puerto en puerto hasta su destino final.

La capilla del barco, un hermoso altar, lo donó a la Diócesis de Guayana, el cual fuera utilizado años después en la visita del Santo Padre a Ciudad Guayana en su misa al aire libre en Alta Vista. Finalmente en el año 1982, luego de diversos contratiempos, fue llevado a Kaohsiung donde fue desguazado.

Libro inédito

FUENTE: Especial

No hay comentarios:

Publicar un comentario