martes, 6 de noviembre de 2018

El modus operandi de la estafa en Instagram

En la mutación del delito todo es posible. Si usted tiene una cuenta de Instagram con más de mil seguidores y publica en su perfil con frecuencia, esté muy alerta. Califica para ser una nueva presa fácil de los delincuentes 2.0 y el modus operandi que se ha convertido en la pesadilla de varios “influencers” de las redes sociales y usuarios en general.
Se trata de estafadores que hackean cuentas de Instagram que contengan una importante cantidad de seguidores y luego la usan para estafar. ¿Cómo? Publican “ofertas” de venta o compra de dólares por un precio un poco más bajo de lo que esté estipulado en las páginas de banda del mercado negro.

Los estafadores, usurpando la identidad de la víctima, ofrecen, por lo general, sumas superiores a los mil dólares. Intercambian los datos de las cuentas bancarias para el pago mediante mensajes directos; todo lo hacen por esa vía, jamás, ofrecen detalles de sus contactos telefónicos.

“Me hackearon la cuenta y publicaron una historia en la que decía que vendía cinco mil dólares, después otra imagen que vendía 2.000 por Bank of America. Por ser una figura pública, a mi me siguen no solo conocidos, amigos y familiares, también otras personas que admiran mi carrera, quienes son más vulnerables a caer en la estafa porque no me conocen personalmente, ni tienen mis contactos”, contó a PANORAMA el futbolista de la Vinotinto y jugador del equipo Deportes Tolima, de Colombia, Yohandry Orozco, víctima hace un mes del novedoso método de la cyber delincuencia.

El deportista aseguró que varios de sus seguidores en Instagram, de Maracaibo y de otras ciudades de Venezuela, cayeron en la estafa y perdieron su dinero. “Eso me causó problema porque hubo varias víctimas que pensaron que verdaderamente era yo el que estaba cometiendo un fraude por mis redes sociales y me demandaron”, dijo.

“Algunos conocidos estuvieron a punto de caer también en el fraude, pero cuando me llamaban para concretar el supuesto negocio, se daban cuenta que era todo una mentira de grupos de delincuentes que estaban detrás de todo”, señaló el jugador.

Los reportes de estafa se elevan en Maracaibo y en otras ciudades del país como Punto Fijo, Valencia, Caracas y Barquisimeto, capitales donde hay mayor número de denuncias en los cuerpos policiales.
Los @delincuentes suelen aportar cuentas bancarias jurídicas para la transacción, de esa forma su verdadera identidad no queda al descubierto y es más fácil de engañar a la víctima.
La mayoría de los victimarios tiene números de cédulas ubicados en los 20 millones, es decir, que son personas jóvenes entre los 20 años y 30 años; conocedores de la tecnología y el universo de las redes sociales. Saben a cabalidad cómo funcionan y cuáles son los mecanismos de seguridad y protección al usuario, para vulnerarlos. ->>Vea más...

FUENTE: Otto Rojas - http://www.panorama.com.ve

No hay comentarios:

Publicar un comentario