jueves, 25 de octubre de 2018

Escuelas de Fe y Alegría sufren la falta de docentes en educación media y técnica

Al llegar al Colegio San Judas Tadeo, en El Valle, cada uno de los alumnos debe sacar de su bolso una botella de agua para vaciarla en un pipote. La reserva se usa, básicamente, para limpiar el único baño que mantienen abierto cuando hay déficit de agua en el plantel, que ha llegado a pasar hasta tres meses sin el suministro.
Esta realidad es solo una de las que afecta a las escuelas de Fe y Alegría en Caracas. En al menos tres de sus planteles se produjo en los últimos meses el hurto del cableado eléctrico, que perjudica además las comunicaciones telefónicas y el servicio de Internet.

A la carencia de los servicios públicos se suma la renuncia de los docentes. Para este miércoles, 24 de octubre, a las escuelas les hacía falta el 12% de los profesores que requieren, informó a Efecto Cocuyo la directora zonal de Caracas, Yameli Martínez.

“La mayoría de las vacantes son en educación media general y media técnica. A un profesor por hora no le es rentable ir a un colegio en La Vega, por ejemplo, porque lo que gana se le va en pasaje“, señaló.

La directora agregó que hay escuelas sin especialistas en las áreas de la mención. “Eso preocupa muchísimo, porque ¿qué formación le vamos a dar a los niños y jóvenes?”.

Además, durante el inicio del año escolar hicieron malabares porque en 11 de las 28 escuelas que hay en la ciudad no tenían administradores, otro déficit que afectó a los planteles. “Sin embargo, ya hemos podido hacer nuevas contrataciones. Vamos ganando la batalla”, expresó Martínez.

Desnutrición aguda
Por segundo año consecutivo, las escuelas de Fe y Alegría evaluaron el peso y talla de sus estudiantes para conocer su estado de salud. La data, enviada al Ministerio de Educación en julio de 2018, arrojó un incremento de la desnutrición aguda.

Para ayudar a los casos críticos se logró una alianza con el Instituto Nacional de Nutrición. El ente gubernamental acordó entregar a las familias una bolsa de comida al mes y hacer seguimiento a la evolución de los niños.

La directora recordó que en tres escuelas de Caracas funcionan programas de alimentación propios de Fe y Alegría. Comentó que, antes de que terminara el año escolar, el ministerio dotó a dos planteles con insumos para las cocinas.

“Inferimos que ellos van a incorporar en estas escuelas el PAE, pero no hemos tenido la noticia formal”, dijo.

Niños dejados atrás
En julio, Fe y Alegría Caracas contó 450 niños dejados con familiares o vecinos porque sus padres emigraron. “Conocimos un caso donde los niños se quedaron con hermano mayor que está en bachillerato”, contó.

Para enfrentar este fenómeno, los educadores recibieron formación de Unicef sobre cómo abordar a los escolares frente a crisis emocionales.

FUENTE: MARIA VICTORIA FERMIN KANCEV | @VICKYFERMIN - http://efectococuyo.com ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario