miércoles, 29 de agosto de 2018

Un preso escapó escondido en un cesto de basura en una cárcel del Zulia

Jhonatan José Castillo Linares, conocido con el apodo de “Jhonatica” y quien era uno de loscabecillas de los reclusos del centro de arrestos en San Carlos de Zulia, al occidente de Venezuela, ideó una fuga que aún tiene de cabeza a las autoridades. El interno, juzgado por extorsión, robo agravado, homicidio y terrorismo, aprovechó un descuido de los agentes de seguridad y se sumergió en un cesto de basura, donde por varias horas estuvo escondido y permaneció entre podredumbres orgánicas para escapar del recinto carcelario a bordo del camión del servicio de aseo.

Según información aportada por los seis oficiales del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (Cpbez) y los dos custodios detenidos tras la evasión —la cuarta perpetrada este año durante la administración del Gobernador de Zulia, Omar Prieto— estos no lo incluyeron en el conteo diario del pasado miércoles 22 de agosto porque los amigos de celda aseguraron que tomaba un descanso.

No era así. El hombre, según lo que contaron otros internos a los agentes, llevaba semanas planeando la “salida triunfal con olor a basura”. El plan inicial, según otros reclusos, era salir vestido de mujer, pero en vista de que era casi imposible hacerlo durante la visita de los días miércoles o domingo, se movió de un pabellón a otro hasta llegar al espacio donde acumulan los desechos sólidos que salen hacia el vertedero municipal.

Entre la basura había conchas de comida, papeles higiénicos con residuos humanos, envases plásticos y de cartón, así como hojas secas de árboles. En medio de esa inmundicia salió Jhonatan por el portón principal, burlando el cordón de seguridad.

Antes de finalizar el cambio de guardia, sin embargo, entre policías y vigilantes contratados corroboraron la cantidad de presos de los pabellones A, B y C y esta no coincidía, por lo que los agentes sacaron a todos los detenidos al patio central y justamente “Jhonatica”, como le conocen en los bajos fondos, no estaba ni tomando un descanso ni una ducha, como se había notificado en principio.

Al momento de detectar el faltante habían transcurrido más de 48 horas del descuido de la seguridad, sin posibilidad de iniciar un rastreo o cerco en las adyacencias.

“Pudo haber saltado desde el camión cuando iba camino al botadero municipal de los desechos, ubicado a unos diez kilómetros de distancia desde el conocido retén, hasta el relleno de La Alcabala”, argumenta uno de los investigadores.

Tampoco camioneros o pepenadores dijeron a la policía haber visto a un sujeto de entre la basura, el nuevo método de camuflaje que los presos usan para escapar de las precarias cárceles venezolanas.

Otras tres evasiones
En febrero, Carlos Julio Pulido escapó cuando intentaba arreglar un cableado de electricidad. El recluso descendió desde un poste de alumbrado y horas más tarde la policía lo mató en un sector cercano, alegando un enfrentamiento.

Luego, el jueves 22 de marzo, escapó Dioner con una boleta de excarcelación falsificada y firmada por Evelio González, el subdirector del centro de arrestos para aquel entonces, a quien aún no se le ha finiquitado fecha de juicio. Para ese entonces le indicó en exclusiva a El Pitazoque lo engañaron y le tendieron una trampa.

En mayo se perpetró la tercera evasión del año, a manos de Andrés Caravid Calle, de 29 años, tripulante de una narcoavioneta que escapó luego de pedir una pizza con un taxista que suele despachar al centro de arrestos. Las autoridades redoblaron la vigilancia, sobre todo entre la basura, luego de la fuga del cuarto interno en menos de seis meses.

FUENTE: Con información de Edwin Urdaneta - http://elpitazo.com ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario