viernes, 31 de agosto de 2018

Inflación aleja la hallaca de la mesa de los zulianos

Faltan cuatro meses para despedir el año y  los zulianos solo piensan en subsistir en medio de largas colas, especulación e hiperinflación. El alto costo de la vida y, en particular, los elevados precios de los alimentos, dejan a más de uno sin interés en prepararse para la que solía ser la época más bonita del año: Navidad.

Comerse una hallaca, el plato tradicional de la mesa venezolana, cuesta hoy más de 90 bolívares soberanos, y muchos de los ingredientes no se consiguen en los anaqueles.

“Ya de eso no se habla, y al ritmo que vamos, no comeremos hallacas. Si se hacen, serán unas pocas con menos ingredientes, y sin el plato navideño completo”, dijo  a El Pitazo Francisco Javier Galíndez Portillo, de 57 años, padre de ocho hijos.

Galíndez habita en la comunidad de Juan de Dios González, una zona populosa del sur del estado Zulia donde escasean los comestibles.  Debe acudir a zonas céntricas, donde consigue largas colas.

“Invierto medio día de trabajo para comprar, porque esto es cada vez más terrible”, señaló.

La multisápida requiere algo más que harina de maíz, verduras y carne.

“A una hallaca tradicional hay que agregarle dos tipos de carne, generalmente carne bovina y de cerdo, aceitunas, alcaparras, garbanzos, encurtidos, grasa de cerdo, así como el pabilo y las hojas para su envoltura”, explicó Ismelda García, una mujer que se gana la vida preparando comida tradicional.

Señaló que antes de la reconversión monetaria, vendía cada hallaca en 2.500.000 bolívares, equivalentes a 25 BsS.

Luego de la eliminación de cinco ceros a la moneda, y en vista del incremento excesivo de los productos, prevé vender cada hallaca entre BsS. 70 y BsS. 90. Son cálculos basados en precios del mes de agosto. “En diciembre eso se disparará aún más”, estimó Ismelda.

Nicolasa Lagares Rangel, de 62 años, obtiene recursos directamente del Gobierno Nacional. Habita en el sector San Benito, una comunidad con precarios servicios públicos ubicada en la capital del municipio Colón del estado Zulia, al Sur del Lago de Maracaibo. También hace colas para comprar comida con el Bono de Reconversión de 600 bolívares soberanos.

Desde hace dos años no prepara hallacas en casa. “Las últimas que comimos las repartieron en una reunión familiar y compramos pocas para el 24 y 31 de diciembre. Para aventurarse a hacerlas debemos contar con un presupuesto amplio”, reconoce. ->>Continuar leyendo...

FUENTE: Edwin Urdaneta - http://elpitazo.com ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario