viernes, 24 de agosto de 2018

Comercios de Puerto Cabello a un paso de la quiebra tras medidas económicas

Los últimos meses no han sido fáciles para los comerciantes de Puerto Cabello, estado Carabobo. Ya enfrentaron cuatro aumentos salariales durante lo que va de 2018 y no saben cómo prepararse para el que será el más fuerte y que comienza a regir el próximo 1 de septiembre, y que califican como el decreto de la quiebra de gran parte del sector.
No hay otra opción. En directorio extraordinario ampliado, con la participación de sus expresidentes, manifestaron su profunda preocupación ante “las gravísimas consecuencias que puedan generar las medidas económicas dictadas por el Ejecutivo Nacional”.

Fueron claros. Advirtieron que los objetivos propuestos por el Gobierno son de difícil consecución dada su inviabilidad, “considerando que las mismas no resuelven las causas que generan la inflación y, más bien, pulveriza el poder adquisitivo de todos los venezolanos. Por el contrario, impulsan aún más la hiperinflación en detrimento del incremento salarial, empobreciendo en mayor medida a la población, no sin antes trastocar severamente el ya debilitado tejido económico del país”.

En un comunicado emitido tras el directorio, el presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello, Jorge Aroca, rechazó especialmente la forma y la magnitud del incremento del salario anunciado, al asegurar que resulta de imposible cumplirlo de parte de la gran mayoría del empresariado, prácticamente generando el cierre técnico de muchos establecimientos -sobre todo la pequeña y mediana empresa- que no disponen de la solidez financiera para hacer frente a dichos ajustes.

“Incrementar 60 veces el salario mínimo de manera inconsulta, destruirá la empresa privada con incalculables pérdidas de empleos e incremento en la diáspora de venezolanos que seguirán migrando. La propuesta de financiar por los próximos tres meses, la nómina de la pequeña y mediana industria, en el mejor de los casos solo logrará posponer la eventual debacle”, dijo.

Para el gremio en la costa carabobeña, en una economía tan devastada como la venezolana, subir el IVA en 16% y el impuesto a las transacciones financieras en 2%, generará escasos ingresos reales, “pulverizados rápidamente por la hiperinflación reinante, empeorando los terribles padecimientos que hoy afectan a la inmensa mayoría de venezolanos, principalmente por la escasez de alimentos y medicamentos, así como el creciente colapso de los servicios públicos, hundiéndonos más en las inaceptables condiciones de miseria, hambre y deterioro que condiciona la vida actual de todos venezolanos”.

Fueron enfáticos en que el incremento desconocido del precio de la gasolina, atado a la intención de continuar subsidiándola para los portadores del carné de la patria, produce confusión, “amén de que introduce una indebida y odiosa discriminación entre los ciudadanos de la república. Del precio que se establezca y la extensión del subsidio podría inferirse su incidencia en las finanzas públicas”.

FUENTE: Con información de Dayrí Blanco - http://www.caraotadigital.net ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario