domingo, 3 de junio de 2018

El ancianato de la perversión y la violación de tres abuelos

Un enrejado negro, paredes desgastadas por el descuido, una escultura religiosa en la entrada principal, como si fueras a ingresar a un lugar de devoción, se vislumbraba en aquella quinta llamada San José, situada en la avenida Bogotá de la urbanización Los Caobos, en Caracas.
Estando cerca de la vía principal, rodeada de casas de esquina a esquina, nadie pensaría que entre sus paredes escondía un mundo plagado por la perdición, prostitución, drogas y abusos, que marcaron a tres abuelos, que quedaron a la suerte de un hombre, que mostraba a sus vecinos una fachada distorsionada de la realidad.

En 2007, año en el que se registraron algunos acontecimientos de relevancia en Venezuela, las monjas de la congregación El Buen Pastor poseían la quinta San José, cuando un hombre de nombre Alonso Betancourt ingresó a la propiedad, se instaló, e hizo del lugar un geriátrico, con la ayuda de un médico psiquiatra.

Desde este año comenzó una pelea en los tribunales de Caracas, donde las monjas le exigían a Betancourt el desalojo de la propiedad. Era una disputa constante y mientras ocurría aquello Betancourt continuaba con el geriátrico.

Colocó 23 camas, que fueron distribuidas en nueve cuartos, sin embargo solo fueron llevados al lugar 18 abuelos, que poco a poco terminaron siendo sacados del recinto por sus familiares, debido al estado de abandono y descuido del sitio.

Las triquiñuelas
Betancourt debía continuar con la fachada del geriátrico, teniendo en su poder a tres abuelos, que habían sido dejados por sus familiares y que no acudían a visitarlos, esto con la intención de no ser desalojado del lugar.

Betancourt se valió de triquiñuelas para lograr su cometido, metió a vivir a una mujer, que fue su pareja, y a dos niños, que eran su escudo ante los tribunales.

Frente a sus vecinos se manifestó como un hombre  amable, pero detrás de esa fachada escondía un lado de depravación. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de Lysaura Fuentes - https://elcooperante.com - (PULSE AQUÍ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario