domingo, 11 de marzo de 2018

Transfusiones de sangre se ven paralizadas por falta del insumo en los hospitales

Desde los últimos meses la falta de suministro de sangre apta para transfusiones y operaciones se ha sumado a la larga lista de insumos médicos que escasean en los hospitales. De acuerdo con información de La Verdad, entre mediados de diciembre y fines de febrero, un 70% de los bancos no contaba con sangre utilizable. A raíz de ello, los médicos recomendaron a los familiares de los pacientes comprar el insumo en clínicas privadas.
El inconveniente no es la falta de donantes, sino la inexistencia de reactivos que cumplen con la función de detectar infecciones en la sangre.
Estos reactivos son suministrados a las instituciones públicas a través del Ministerio de Salud y el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss). Sin embargo, al ser importados se cotizan en dólares, lo que hace casi imposible adquirirlos de forma particular en moneda local.

En el Hospital Universitario de Caracas, se encuentra ingresado el padre de Carlos Maldonado, que fue diagnosticado con leucemia mieloide crónica. Tuvo que comprar sangre a una clínica privada, lo que le costó casi dos meses de su trabajo. “Gracias a Dios pudimos comprarla. Todos esperamos que no necesite más transfusiones”, expresó.

Pero aunado a las dificultadas para conseguir los recursos y costear gastos médicos, se suma que no todas las clínicas privadas venden sangre, pues reservan los reactivos para sus propios pacientes.

Como es el caso de Roselvia Escobar, que acudió al hospital público José Manuel de los Ríos en Caracas en busca de ayuda para su hijo de 22 años, que nació con talasemia y necesita hacerse tres transfusiones por mes. De lo contrario, su corazón o sistema nervioso podrían fallar y deformar sus huesos. Roselvia no cuenta con los recursos para optar por un centro privado, entre diciembre y febrero pudo conseguir apenas una unidad de sangre.

“Está en cama, somnoliento, inactivo y aterrado. En Venezuela no existe el derecho a la vida. Lo único que se puede hacer es rogarle a Dios para que el ser querido no se muera”, dijo.

Por los momentos, a los pacientes se les informó que fueron distribuidos reactivos a los hospitales públicos que durarán alrededor de dos meses. Sin embargo, los médicos señalan que es un problema que debe ser atendido a largo plazo.

FUENTE: Agencias - http://sumarium.com