martes, 20 de febrero de 2018

Poca inversión y descapitalización del personal humano ponen en jaque los servicios de luz, agua y transporte

La baja calidad en los servicios públicos y las constantes fallas existentes en los mismos han jugado en contra de los ciudadanos quienes padecen cada vez más los efectos de una economía en recesión y una calidad de vida en franco deterioro. Los apagones, cortes del servicio de agua, aunado a las deficiencias del transporte juegan en contra de la dinámica actual de las ciudades propiciando en muchos casos la anarquía. Para Aixa López, presidenta de la asociación civil “Comité de Afectados por Apagones”, la mala gestión y la negligencia han sumido a los venezolanos a padecer graves penurias por las constantes fallas en los servicios de electricidad.

“Caracas, que en años anteriores había sido de alguna forma salvaguardada en materia de garantías, en mayor o menor medida, del sistema eléctrico, ahora no se escapa de los apagones; demostrando una vez más que en el país no existe un correcto mantenimiento de la estructura que soporta las líneas de tensión. En promedio en todo el territorio se registran unas 60 fallas eléctricas diarias lo cual representa un número elevadísimo. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE:  Con información de Rafael Arias - http://www.descifrado.com