martes, 6 de febrero de 2018

Linda Loaiza: pido que haya justicia, que el Estado venezolano sea declarado responsable

El largo camino en la búsqueda de justicia de Linda Loaiza López Soto tuvo una nueva parada este martes, cuando su caso como víctima de violación y torturas a manos de Luis Carrera Almoina se ventiló ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica.
Al ofrecer su testimonio, Loaiza exhortó a la Corte a que declare al Estado venezolano como responsable por “la falta de garantías procesales” durante la investigación y sentencia del caso, ocurrido en el año 2001.

“Solo pido, con todo lo que hay ahí y el testimonio que he podido dar, que haya justicia, que el Estado venezolano sea declarado responsable por el delito de violación, de tortura y todos los que hubieren relacionados en ese caso”, afirmó la mujer, de 35 años.

Además pidió investigar y sancionar a los operadores de justicia que obstaculizaron el cumplimiento de la ley en su caso. “Durante todo este tiempo he sido apoyada con tratamientos psicológicos y psiquiátricos para poder ir a la Universidad, el hecho que lo haya logrado no significa que esté totalmente recuperada”, expresó.

La mujer relató que durante su cautiverio, su agresor Carrera Almoina, quien era hijo del entonces rector de la Universidad Nacional Abierta, la ponía en contacto con su hermana Ana, a quien el hombre la obligaba a decirle groserías y que no la buscara más, pues ella “estaba bien”. “Cada vez que ella iba a denunciar yo recibía más represalias”, contó.

“Además de ser su padre el rector de la Universidad Nacional Abierta, otros son escritores, todos actuaron en cómplot con todas sus influencias, cuando estaba en cautiverio el agresor me amenazaba con que él jamás iba a terminar en la cárcel. Me amenazaba con que él era amigo del vicepresidente de la República, con que su padre era amigo del fiscal general”, relató.

Loaiza aseguró que los jueces y fiscales a cargo de su caso “trabajaron orquestadamente” para no dar justicia. “No valoraron mi testimonio y solo tomaron en cuenta la versión del acusado (…) Me causó mucha afectación escuchar en una audiencia cuando una experta señalaba que las paredes y el colchón estaban impregnados de sangre, y la juez preguntó: ´¿y usted cree que esa sangre no pudo ser de menstruación de la mujer´?”. Loaiza consideró que acciones como estas demostraron los estereotipos e influencias que rodeaban la investigación.

“Los fiscales, los jueces se prestaron. Tuve que estar 13 días a las afueras del TSJ, fue una sentencia absolutoria, no querían condenarlo, porque al parecer para ellos esa familia no se podía sancionar”, sostuvo.

Consideró que a pesar de que la fiscalía quería sacar un recurso para este tipo de delitos contra las féminas para resarcir los daños. “No hay resultados (…), las mujeres seguimos siendo agredidas en Venezuela, no hay una respuesta efectiva (…) soy la cara de lo que viven las venezolanas que sufrimos violencia sexual, física, laboral”.

Acerca de su familia, explicó que “hubo una desintegración total, pasamos muchas calamidades, fue como una catástrofe humana que cayó en mi vida y la de mi familia desde el 17 de marzo, día en que desaparecí. Si algo puede resumir mi testimonio, llévese esa frase”, le dijo al juez.

“Espero justicia, sanción y reparación. Muchas gracias, ha sido muy difícil llegar aquí”, concluyó.

FUENTE: Julio Blanca - http://www.caraotadigital.net - (PULSE AQUÍ)