jueves, 8 de febrero de 2018

Empresas optan por flexibilizar horarios para combatir ausentismo laboral

Luis Salazar, presidente del Comité de Usuarios del Transporte Público, señaló que el ausentismo laboral en Caracas alcanza 40%, de acuerdo a los cálculos que han realizado empresarios con los que se han reunido.

Opinó que esta situación se incrementó en la medida en que se redujo la cantidad de autobuses que cubren las rutas urbanas y suburbanas. El gremio de los transportistas en la Gran Caracas ha denunciado que más del 80% de sus unidades se encuentran paralizadas por falta de insumos y repuestos.

A esta realidad se suman los constantes reportes que hacen los usuarios sobre retrasos y fallas operativas en el sistema Metro, que también influyen en el tiempo de traslado hasta sus lugares de trabajo.

El representante del Comité de Usuarios indicó que, además, cada vez es más difícil para los ciudadanos costear el aumento de las tarifas. Puso como ejemplo el caso de una persona que viva en el estado Vargas y trabaje en Caracas, que debe pagar 4.000 bolívares ida y vuelta a diario, rutina que en un mes le cuesta Bs. 240.000 cuando el salario mínimo actual es de Bs. 248.510. Eso, sin contar con que algunos choferes, pasadas las 7:00 pm, pueden llegar a cobrar el pasaje entre Bs. 10.000 y Bs. 15.000.

Expresó que en reuniones que han sostenido con representantes del Ministerio de Transporte han insistido en que el Gobierno debe dar un subsidio directo a los conductores, ya que los usuarios no van a poder cubrir más aumentos de las tarifas.

Salazar señaló que hay empresas, incluso del sector público, que han optado por reducir las jornadas laborales como facilidad para sus empleados y garantizar que asistan a trabajar sorteando “las horas pico”. Otra alternativa, es que los empleadores han permitido que los trabajadores que tengan la posibilidad de hacerlo trabajen a distancia desde sus hogares.

Comer o gastar en transporte
María Carolina Uzcátegui, presidenta de Consecomercio, indicó que, aunque no manejan cifras sobre este fenómeno, es una realidad “indiscutible” y confirmó que hay muchos sectores que han tenido que ajustar sus horarios para que los trabajadores puedan reducir su inversión en transporte.

Expresó que la crisis económica y social en el país también ha llevado a la deserción definitiva de los puestos de trabajo. “Esta semana renunciaron dos empleados en Consecomercio que me dijeron: es más caro venir a trabajar que quedarme en mi casa”, relató. “Esto afecta al empleador y al empleado y es consecuencia del terrible problema de hiperinflación que estamos viviendo”.

Uzcátegui opinó que el dilema actual del venezolano, teniendo la necesidad de destinar más del 90% de sus ingresos a comida, es precisamente que “o come o se transporta”, lo cual afecta el sector comercial del país. Añadió que esto es aún más grave si se toma en cuenta que ya ha existido una reducción importante del personal en los negocios, por las bajas ventas.

Temor a perder el empleo
Servando Carbone, coordinador Nacional de la Federación Nacional de Trabajadores del Sector Público, consideró que las instituciones del Estado no escapan a esta problemática. Añadió que los trabajadores que poseen vehículo propio también son afectados por los altos costos de los insumos y la escasez de repuestos, por lo que también se les dificulta llegar a sus sitios de trabajo.

Los más perjudicados, de acuerdo al líder sindical, son quienes viven en las ciudades adyacentes a la Gran Caracas como Los Teques, Guarenas y Los Valles del Tuy, pero que quienes residen en esas localidades han tratado de organizarse y compartir vehículos para garantizar llegar a los ministerios, institutos y otros entes.

Señaló que en la administración pública si se han discutido las opciones de flexibilización de horarios y de hacer trabajo a distancia, desde las residencias de los trabajadores. Algunas instituciones han llegado a acuerdos, sin embargo, está latente el temor de algunos empleados sobre que estas medidas puedan traer como consecuencia la pérdida del puesto.

Carbone opinó que el Gobierno debería buscar alternativas para facilitar que sus trabajadores puedan llegar a sus oficinas, como habilitar autobuses del Sistema Integral de Transporte Superficial S.A (Sitssa) que tengan como punto de salida las ciudades dormitorio y puedan llegar a un punto céntrico en Caracas para que luego los empleados se distribuyan a sus lugares de trabajo.

FUENTE:  MARIA VICTORIA FERMIN KANCEV - http://efectococuyo.com - (PULSE AQUÍ)