lunes, 8 de enero de 2018

Consecuencias de las acciones de la Sundde se sentirán en el corto plazo, según especialistas

En un nuevo intento de paliar la crisis alimentaria que azota al país, el gobierno nacional, a través de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), ha realizado en los últimos días “ventas supervisadas” en conocidas cadenas de supermercados, con las que se obliga a estos comercios a rebajar precios en muchos de los productos que expenden.
Tal medida ha ocasionado resultados adversos, al menos para los comerciantes, tales como caos dentro de los establecimientos, rebatiñas de artículos, incluso algunos no alimenticios ni necesarios; algo que lejos de brindar soluciones a la crisis alimentaria que atraviesa el país pone en peligro, según los analistas, de aumentar más el desabastecimiento.

Muchos productos que la Sundde intenta regular, ya vienen con marcaje de precio definido desde la línea de producción, por lo que han sido realmente pocos los que han sido rebajados par el consumidor.

Será difícil la recuperación
“Indiscutiblemente va a traer como consecuencia desabastecimiento la próxima semana. No sabemos por cuánto tiempo obliguen a los comercios a mantener esa medida, pero es algo que afecta al fabricante y al productor original, es decir, toda la cadena productiva se está afectando y eso es de difícil recuperación”, dijo ante tal escenario María Carolina Uzcátegui, presidenta de Consecomercio.

La representante del ente gremial que agrupa al sector comercial del país opinó que el Gobierno volvió a ordenar la baja de los precios “sin tomar en cuenta cuánto le cuesta al productor hacer el producto y sin ver el esquema de hiperinflación que, según dijo, sólo en diciembre la inflación fue de 81%”.

Uzcátegui recalcó en declaraciones para la agencia Efe que en Venezuela la mayor parte de la economía se maneja de manera informal, por el dólar en el mercado negro y que los ingresos del Gobierno han disminuido, por la baja del precio y de producción de petróleo en 2017, pero que a pesar de eso el Ejecutivo ha incrementando de forma impresionante su gasto.

“Y vemos cómo en el 2017 hubo un incremento irresponsable de 1.200 % de la masa monetaria, eso es lo que se traduce en la hiperinflación que tenemos (…) eso es lo que ha pulverizado el salario de los venezolanos, y el empeño del control de cambio”, continuó.

Desabastecimiento en puertas
Por su parte, el presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, ve el problema que se ha creado con más consecuencias.

“La decisión del Gobierno de bajar precios en supermercados sin respetar estructuras de costos originará más desabastecimiento, desempleo y quiebre de empresas. Se rompió con la cadena de suministro”, argumentó.

La misma conclusión tuvo sobre la imposición del Sundde el parlamentario Jorge Millán, coordinador de Primero Justicia, quien emitió este lunes un comunicado a la prensa, en el que reflejó sus opiniones acerca de este tema.

“Estas acciones profundizan el desabastecimiento y no dan solución a la problemática alimentaria”, sentenció el jefe de fracción parlamentaria de la tolda aurinegra, a la vez que hizo un llamado al Gobierno a promover más bien la productividad. “No se mejora un país, ni la crisis alimentaria destruyendo los pocos canales de distribución de alimentos que existen, siguen asfixiando al pueblo con sus malas decisiones”, dijo.

Violaciones flagrantes
Muchos han comparado estos hechos con los que hace pocos años ocurrieron de la misma manera con comercios como la fábrica de juguetes Kreisel o con la distribuidora de productos electrónicos Daka, que actualmente poco en el caso de la última o nada, en el de la primera, han podido recuperar lo que perdieron.

“Por un lado, la decisión de la Sundde ignora realidades como la galopante hiperinflación motivada a políticas monetarias y fiscales desordenadas del gobierno nacional, que seguramente impedirán a los comercios intervenidos la renovación de inventarios, agravando así aún más la escasez y el desabastecimiento en el país”, explicó Andrea Rondón, directora del comité de derechos de propiedad de la ONG Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice).

Enfatizó que con estas órdenes y los ataques en contra de las cadenas de supermercados y dueños de establecimientos comerciales, se produce otro fenómeno igualmente condenable: “los saqueos por parte de la población desesperada buscando comida y que no son debidamente controlados por las fuerzas del orden público, que prefieren mirar para otro lado mientras se producen estas acciones que no son otra cosa sino violaciones flagrantes del derecho de propiedad”, añadió.

FUENTE: Con información de Manuel Tomillo C. - http://www.caraotadigital.net - (PULSE AQUÍ)