miércoles, 20 de diciembre de 2017

Vaticinan más recortes de importaciones gubernamentales para 2018

Según el último informe de coyuntura del año de la banca de inversión Torino Capital, la producción de petróleo de Venezuela cayó 11,9% entre los meses de octubre y noviembre. Esta cifra la suministró la organización de países exportadores de petróleo -Opep- entidad internacional que también informó que el país dejó de extraer 248 mil barriles de crudo por día.

“El precipitoso ritmo de declinación de la producción alimenta los temores en torno a que los problemas en la industria petrolera venezolana pueden afectar seriamente la capacidad del país para honrar sus compromisos externos, o incluso mantener el ya precario nivel de importaciones en el futuro cercano”, advierte el banco de inversión, en un informe firmado por su economista jefe, Francisco Rodríguez.

De acuerdo con la serie publicada por la Opep, la producción de crudo venezolana cayó 118 mil barriles (6,0%) a 1,84 millones de barriles diarios en noviembre, después de una fuerte contracción de 130 mil barriles diarios (6,2%) en octubre.

“El bombeo local de crudo ha caído ahora durante 14 meses consecutivos, reduciéndose en 497 mil barriles diarios (21,3%). En el año, el declive fue de 497 mil barriles diarios, mientras que desde 2012 se han dejado de producir 982 mil barriles diarios de crudo, una contracción de 34,8%”, señala el documento, obtenido por El Pitazo.com

“Probablemente lo más desconcertante es que la diferencia entre la serie oficial y los datos de fuentes secundarias, que típicamente ha estado por el orden de los 400 mil barriles, se ha reducido significativamente y, de hecho, se ha desvanecido en el último mes, al caer a apenas tres mil barriles diarios”, detalla.

La firma se pregunta si efectivamente el registro oficial de la producción está siendo afectado por cambios metodológicos, o si es cierto que las recientes investigaciones por corrupción en Pdvsa demuestran una exageración deliberada de las cifras.

No obstante, las fuentes secundarias muestran una caída de 102 mil barriles diarios desde agosto, mes en el que se implementaron las sanciones financieras estadounidenses. La medida emprendida por la administración de Donald Trump impide a la petrolera estatal obtener financiamiento y, en la práctica, obstaculiza muchas de sus transacciones comerciales.

Revela Rodríguez que “el único dato positivo del mes fue la estabilización del número de taladros activos. De acuerdo con BakerHughes, esta cifra subió a 40 en noviembre de 39 en octubre, registrando el primer incremento en 4 meses. Sin embargo, las cifras de los últimos dos meses han sido las más bajas en cinco años. “Los taladros son, usualmente, un indicador clave de la producción y capturan la exploración actual y el desarrollo de los pozos de petróleo y gas”, acota la firma.

Expresó que pese a las sanciones estadounidenses, la data disponible todavía no muestra señales de que Venezuela esté desviando su producción hacia otros mercados.

Según los datos de la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés), los envíos a los Estados Unidos cayeron 24,2% en septiembre y 15,8% en octubre, pero en noviembre reflejaron una recuperación de 10,2%. El incremento reportado en lo que va de diciembre es aún mayor: los envíos hasta la fecha han subido a 628 mil barriles diarios, un aumento de 27,3%.

No obstante, el continuo deterioro de la producción ha llevado a la firma a revisar a la baja sus estimaciones del volumen de las exportaciones para 2018.

“De hecho, observamos un riesgo considerable de que la restructuración y toma de Pdvsa por sectores menos profesionalizados perpetuará la caída de la producción y pondrá en riesgo la capacidad del gobierno para mantener tanto el servicio de deuda como el limitado nivel de las importaciones actuales”, sostiene Rodríguez.

Por esta razón, Torino Capital revisó a la baja sus estimaciones de producción e ingreso por exportaciones para el año 2018. La firma calcula que el volumen del bombeo local se reducirá en 442 miles de barriles diarios adicionales el año entrante, al caer de 1,83 millones de barriles en noviembre de 2017 a 1,39 millones de barriles diarios en diciembre de 2018. La producción promedio anual pasará de 2,09 millones de barriles diarios en 2017 a 1,58 millones de barriles diarios en 2018.

En cuanto al valor de las exportaciones, Torino Capital calcula que se reducirán de $26,2 millardos en 2017 a $20,3 millardos en 2018. “La magnitud esperada del declive en los ingresos por exportaciones de petróleo implica que será muy difícil para la economía continuar sirviendo su deuda y evitar mayores recortes en las importaciones el año que viene”, concluye el informe.

Esto implica que de no reestructurarse los plazos y montos de pagos de la deuda externa, el gobierno va a contar con un flujo de caja precario, con lo cual el recorte de importaciones puede traducirse en menos compra de alimentos y medicinas en el exterior, lo cual agudizaría la crisis económica y social en el país.

FUENTE: https://elpitazo.com - (PULSE AQUÍ)