martes, 28 de noviembre de 2017

Presuntos colectivos asesinaron a un excompañero y a su pareja en El Junquito

Wandry Ayary Pérez Poleo, de 34 años, y Aldalberto Moyas Córdoba, de 31, iban caminando por barrio Luis Hurtado, ubicado en El Junquito, en horas de la tarde de este domingo. En medio del camino fueron abordados por unos presuntos colectivos quienes arremetieron a tiros contra ellos. Los dos murieron en el lugar.

A pesar de que los familiares de Moyas no quisieron hablar con la prensa, mientras se encontraban en la morgue de Bello Monte, allegados de Pérez, quienes no se quisieron identificar por miedo a represalias, indicaron que el hombre había pertenecido a un grupo de colectivos que operan por La Silsa y Pérez Bonalde.

Indicaron que hace semanas, Moya había tenido un problema muy delicado con sus compañeros, que hizo que se tuviera mudar del sector Boquerón, donde solía vivir con su pareja.

Desde hace un mes, ambos se encontraban viviendo en Luis Hurtado, en casa de un familiar del hombre. Toda la situación parecía haberse tranquilizado, hasta la tarde del domingo cuando fueron a comprar un refresco y terminaron asesinados.

Pérez recibió un tiro en la cabeza, sin embargo los familiares de la mujer reseñaron que los presuntos colectivos se ensañaron con Moyas.

“Yo muchas veces le dije a Wandry que dejara a ese hombre. Ella no me hacía caso porque estaba enamorada, y así fue como terminó, muerta. (…), él le dio mucha mala vida, era muy amable y todo, pero al final era un hombre con problemas”, relató un allegado.

La víctima trabajaba como seguridad en un colegio. Era un cargo que se lo habían establecido en el Ministerio de Educación. Dejó huérfano a un muchacho de 16 años, que no era hijo de Moyas. Era la mayor de seis hermanos.

Según conteo periodístico, con la muerte de Pérez ascendieron a 118 las mujeres asesinadas en la Gran Caracas durante el 2017.


FUENTE: Con información de Marinés Baptista - http://www.caraotadigital.net