miércoles, 29 de noviembre de 2017

HRW denuncia "abusos generalizados" contra opositores en Venezuela

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció el miércoles "abusos generalizados" en Venezuela contra opositores del gobierno de Nicolás Maduro, en una represión sistemática y sin precedentes que ha incluido "brutalidad, torturas y persecución política con impunidad".

En un informe conjunto con la ONG venezolana Foro Penal, HRW dio cuenta de "graves violaciones a los derechos humanos" en Caracas y 13 estados entre abril y septiembre de 2017, cuando miles de personas salieron a las calles en protestas que dejaron unos 125 muertos.

"El gobierno respondió con actos generalizados de violencia y brutalidad contra manifestantes críticos del gobierno y personas detenidas, y ha negado a los detenidos sus derechos al debido proceso", señala el reporte de 73 páginas.

"Aunque no fue la primera arremetida contra opositores durante la presidencia de Maduro, la magnitud y la gravedad de la represión en 2017 alcanzó niveles inéditos en la historia reciente de Venezuela", añade.

La investigación, que documenta 88 casos que afectan al menos a 314 personas, indica que los hechos de violencia no fueron casos aislados, ni resultado de excesos por parte de insubordinados de la fuerza pública, sino "una práctica sistemática de las fuerzas de seguridad venezolanas".

"Los abusos perversos y generalizados contra opositores del gobierno en Venezuela, incluidos casos de torturas aberrantes, y la impunidad total de los agresores sugiere responsabilidad gubernamental en los más altos niveles", dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, citado en un comunicado.

El reporte describe torturas con descargas eléctricas, asfixia, agresiones sexuales, detonación de cartuchos de gas lacrimógeno en ambientes cerrados donde había detenidos, confinamiento de detenidos por períodos prolongados con negación de alimentos o agua, y casos en que los detenidos eran obligados a ingerir alimentos contaminados "deliberadamente" con excremento, cenizas de cigarrillos o insectos.

También denuncia abusos psicológicos para que los detenidos incriminaran a otros, incluyendo a dirigentes opositores.

El tipo y momento en que se produjeron "sugieren que el propósito no fue garantizar la aplicación de la ley ni dispersar las protestas, sino más bien castigar a personas por sus supuestas opiniones políticas", señalan HRW y Foro Penal.

El reporte también apunta que "a pesar de las evidencias abrumadoras de violaciones de derechos humanos", no se pudo recabar "ningún indicio de que funcionarios públicos en puestos clave" tomaran medidas para prevenir o sancionar estos actos, en los que también participaron "colectivos" (pandillas armadas partidarias del gobierno).

FUENTE: Con información de AFP - http://ecodiario.eleconomista.es - (PULSE AQUÍ)