miércoles, 27 de septiembre de 2017

Yuan vs. Dólar: un tema en la mira de los expertos

Trae la imagen del líder Mao Tse-Tung, su símbolo es un i griega con dos trazos (¥) y la reversa de cada denominación es un paseo a los lugares más emblemáticos de la República Popular de China. Pero ninguno de esos detalles es lo que realmente interesa ahorita. Los grandes expertos en economía están debatiéndose en la imponente globalización del yuan, la moneda china que para algunos podría hacer temblar al dólar como divisa de reserva mundial.
¿Podrían cambiarse las reglas del juego en una industria dolarizada? ¿Una divisa distinta permitiría burlar las sanciones estadounidenses a algunas naciones? Estas y otras preguntas están en la mira de los especialistas en una época en la que varios países, entre ellos Venezuela, apuntan a la moneda china como la alternativa ante la históricamente colosal divisa estadounidense.

“Hace 15 años nadie sabía que existía una divisa china. Ahora se ha disparado y será aún más importante en el futuro”, reflexionó recientemente Jim Rogers, analista financiero e inversionista internacional estadounidense sobre el yuan, incluido en la canasta de monedas del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Sin embargo, Rigers apunta que el hecho de que el yuan, también llamado ‘renminbi’, haya sido incluido en la cartera no es tan importante como los volúmenes de intercambio comercial en esta moneda. “Todos podríamos acabar usando el yuan. El dólar estadounidense tiene deficiencias. El renminbi también tiene problemas. Pero un día eso cambiará y el yuan podría enfrentarse al dólar”, asegura el inversionista.
Hace varios años, cuando Alemania intentó repatriar su oro de Estados Unidos, el gobierno americano le notificó que eso no sería posible si no hasta el año 2020, pero de alguna manera los alemanes lograron que se los devolvieran tres años antes. Y es que los alemanes presentían que podría pasar algo que haría imposible recuperar su oro posteriormente.

Para algunos, las élites vienen preparándose desde hace algún tiempo para un cambio gigante a la economía internacional cuyo epicentro vendría de China, y tendría como principal víctima al dólar y, por consiguiente, a EEUU.
Ahora, es una noticia oficial que China lanzó el Petro-Yuan a través de contratos de futuros de petróleo y gas referenciados en yuanes y, además, convertibles directamente en oro a través de la bolsa de oro de Shanghái. El primero en subirse al barco de China es Rusia que hizo su anuncio oficial durante la reciente reunión de los BRICS (siglas empleadas en economía internacional para referirse conjuntamente a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, acrónimo de una asociación económica-comercial de las cinco economías nacionales emergentes más importantes del mundo).
La novedad podría traducirse en que el patrón oro está de vuelta mediante China y los BRICS.
¿Es posible que una moneda compita con las reservas de oro de Pekín, Moscú y Nueva Delhi? ¿Es posible unir, petróleo gas y oro en la misma fórmula? ¿Significaría todo esto un colapso del dolar?

“Yo anuncio que Venezuela va a implementar un nuevo sistema de pago internacional y va a crear una canasta de monedas para liberarnos del dólar con las monedas de libre convertimiento como el yuan, el euro, la rupia india, el rublo ruso. A nosotros no nos van a asfixiar”, declaró el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, desde la tribuna deel Palacio Legislativo, el pasado 7 de septiembre.
El Ministerio de Petróleo y Minería informó recientemente que el barril de crudo del país cerró en 306,26 yuanes (46,75 dólares) y destacó que los precios de este hidrocarburo serán reflejados en la moneda china a partir de ahora.
“No es fácil desligarse del dólar. Las mismas expectativas se tuvieron con el euro y aunque ahora es la segunda divisa internacional más importante, no pudo reemplazar al dólar. Tú puedes negociar con rupias indias, libras esterlinas, rublos rusos, euros o yuanes, pero no podrás expandir la compra si no adquieres dólares sobre el valor que tengan cada una de estas monedas respecto a este último”, refirió el economista Miguel Rivera.

No obstante, lo que inquieta a algunos especialistas en el tema es que el nuevo producto chino podría convertirse en el referente para fijar el precio del petróleo de Asia, dado que China es el mayor importador de petróleo del mundo.
La mayor parte de las importaciones de crudo de China -que promedió alrededor de 7,6 millones de barriles diarios en 2016-, se negocian en contratos a largo plazo entre las principales compañías petroleras de China y las compañías petroleras extranjeras. Las ofertas también tienen lugar entre las grandes multinacionales chinas y las refinerías chinas independientes, y entre las grandes petroleras extranjeras y las empresas comerciales mundiales. ¿Todo este mercado podría prescindir como referencia del precio del petróleo, indicadores como el Brent o el West Texas Intermediate, ambos denominados en dólares estadounidenses, y pasar a negociarse con la nueva moneda china?
Este giro económico mundial podría permitir también que exportadores como Rusia, Irán y Venezuela burlen las sanciones estadounidenses.

“Las reglas del juego global del petróleo pueden comenzar a cambiar drásticamente”, señaló Luke Gromen, fundador de la empresa de investigación macroeconómica estadounidense FFTT.
Los futuros de oro denominados en yuanes se han negociado en la Bolsa de Oro de Shanghai desde abril de 2016 y para finales de este año, Budapest puede comercializar también este producto.
Mientras todo esto es analizado, un imponente edificio de 150 metros de altura se levanta junto al emblemático río Huangpu, en la ciudad de Shanghái. Se trata de la sede permanente del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) de los BRICS. Con un área ocupada de 12.000 metros cuadrados, la sede del NBD contará con una superficie total de 126.000 metros cuadrados y con 30 pisos y cuatro subterráneos.
¿Podría reemplazar el NBD al Banco Mundial y al FMI en la región Asia Pacífico? Todo considerando que Asia Pacífico es la de mayor crecimiento económico actualmente; la de mayor población humana y, por lo tanto, de mayores consumidores; y así mismo, tiene la primera y la tercera potencias económicas del mundo que son China y la India respectivamente.
Para unos el cambio ha comenzado a darse. Para otros, sí es que llega a ocurrir, será mínimo hasta 2030. Venezuela ha expuesto abiertamente que apuesta a la moneda china como solución a la crisis económica. El Gobierno asegura que, como el yuan es utilizado como una moneda de reserva y de libre convertibilidad, puede emplearse para comprar materias primas y comercializar sin necesidad de una conversión en dólares. Ante esta situación y la mirada recelosa de muchos, otros se pregunta ¿sería bueno comprar unos yuanes?

FUENTE: Con información de Maidolis Ramones Servet - http://noticiaaldia.com