domingo, 24 de septiembre de 2017

Víctor Álvarez R.: ¿Por qué subastar yuanes y rupias?

Por: Víctor Álvarez R. - La principal capacidad de pago de Venezuela viene dada por los petrodólares que genera Pdvsa. A raíz de la caída de la producción y de los precios del petróleo, el servicio de la deuda devora más de 50% del menguado ingreso petrolero. En 2018 habrá que pagar 8 mil millones de dólares por vencimientos de los bonos de Pdvsa y la República, a lo cual se suman los pagos a China, en torno a 4 mil millones de dólares.
En total son 12 mil millones de dólares, pesada carga que se prolongará una década, toda vez que hasta 2027 Venezuela cancelará un promedio de 8 mil millones de dólares al año.

Por si fuera poco, se anuncian nuevas sanciones del Gobierno estadounidense, las cuales pudieran afectar la venta del petróleo venezolano. La combinación de estos factores presagia una mayor escasez de divisas. La solución que el Gobierno ha encontrado es dejar de subastar dólares en el Dicom para adoptar un nuevo sistema de pagos internacionales, a través de una canasta de monedas que incluye yuanes, rupias y rublos. ¿Por qué?

En las condiciones de un mercado internacional en el que se mantiene un exceso en la oferta de petróleo, los 700 mil barriles diarios que EEUU dejaría de comprar solo podrían ser colocados en China e India, cuyas economías tienen crecientes necesidades de petróleo para atender sus altas tasas de crecimiento, razón por la cual esas potencias podrían lanzarle un salvavidas al Gobierno venezolano comprándole ese petróleo, siempre y cuando lo paguen con yuanes o rupias que, en adelante, alimentarían las subastas del Dicom. Pero al suspenderse las subastas de dólares, este se hará más escaso y su precio seguirá en aumento en el paralelo.

El comercio internacional se lleva a cabo con base en las divisas más aceptadas, que son el dólar y el euro; subastar yuanes o rupias limitará la gama de proveedores a China e India, que no siempre ofrecen insumos, repuestos y maquinarias con la mejor calidad y los mejores precios. Y convertir yuanes o rupias en dólares o euros para poder preservar los proveedores con los cuales se mantiene una relación comercial de larga data, exige encontrar nuevos bancos corresponsales y pagar las comisiones de rigor.

Pdvsa está pagando el costo de la pérdida de su capital humano, que se inició con el despido de 18 mil de sus mejores profesionales, en los cuales se había invertido tiempo y dinero para que cursaran sus carreras, maestrías y doctorados. Levantar la producción de Pdvsa pasa por un programa de repatriación del capital humano que tuvo que irse a trabajar a otros países, y por el fortalecimiento de la gerencia de la compañía. Exige también un profundo proceso de reingeniería que libere a Pdvsa de la sobrecarga de funciones que no son consustanciales con la misión de una compañía petrolera. La transferencia de estas tareas a los entes públicos a los cuales realmente corresponde ayudará a sincerar la nómina que necesita la empresa para realizar sus funciones medulares de exploración, extracción y refinación de crudos.

Una gerencia profesional que recupere la producción, aun en un contexto de estancamiento de los precios del petróleo, generará confianza y abrirá el acceso a los mercados financieros. La deuda externa de Pdvsa todavía es manejable. El coeficiente de deuda en comparación con las enormes reservas de petróleo la convierte en una empresa mucho más solvente que otras petroleras que tienen una deuda equivalente, pero con un nivel de reservas mucho menor. Esta ventaja bien aprovechada es la base para concertar una reestructuración amistosa de su deuda externa. Además de reprogramar el plazo de vencimiento de los bonos y de mejorar las tasas de interés, es posible lograr una rebaja de la deuda equivalente a la diferen cia entre el valor nominal y el valor real que pagan los mercados por los bonos de Pdvsa. Esto permitiría liberar divisas que se podrán subastar en función de reactivar el aparato productivo interno y recuperar la producción de Pdvsa.

@VictorAlvarezR

FUENTE: Artículo de Opinión - Víctor Álvarez R.- http://www.ultimasnoticias.com.ve