jueves, 21 de septiembre de 2017

Salen a la luz nuevos datos del caso del niño asesinado en Caricuao

Nuevos datos salieron a la luz pública sobre el caso del niño David Gómez, de 2 años, quien en realidad habría sido asesinado por presuntos miembros de una banda de narcotraficantes con los cuales la madre y el padrastro del menor tenían una deuda.

El director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, informó inicialmente que el niño había sido presuntamente asesinado por su padrastro, Daniel Alejandro Mendoza Gil, de 23 años, en complicidad con la propia madre, Iraida Zaiter Mendoza, de 19 años, porque el menor les estorbaba para realizar un viaje que estaban preparando a Panamá.

Pero el periodista de sucesos Deivis Ramírez reveló que el trasfondo del terrible suceso estaría relacionado con una deuda por drogas que la madre y su pareja tenían con unos traficantes, a quienes supuestamente entregaron al niño como garantía de pago.

Ramírez, quien asegura que tuvo acceso al expediente, pudo conocer que la mujer admitió haber entregado su hijo a unos delincuentes como garantía por el pago de una deuda de drogas que tenía, para así demostrar a los maleantes su intención de cumplir con el compromiso.

El papá biológico del menor, Jiván Gómez, fue quien puso todo al descubierto, aun sin buscarlo premeditadamente. El domingo 3 de septiembre fue a buscar al niño para pasar el día con él y, al no verlo, le preguntó a la madre dónde estaba. Ella respondió que se le había perdido mientras cocinaba.

Obligada por Gómez, la mujer hizo la denuncia ante el Cicpc de Caricuao, y luego tuvieron que volver a hacerla ante la sede del Cicpc de la avenida Urdaneta. Allí la madre ofreció dos versiones de la presunta desaparición sin que hubiera un hilo conductor en las historias

Ramírez informó que la madre fue interrogada por una especialista en psicología que fue quien determinó que estaba mintiendo en torno a la desaparición del pequeño. Ante ello, los efectivos decidieron abrir una investigación por simulación de hecho punible.

El padrastro del niño, que esperaba en las afueras del Cicpc, se puso nervioso por el largo tiempo que duraba el interrogatorio y decidió huir.

Los delincuentes se comunicaron con el padrastro y le indicaron que matarían al niño porque “los habían delatado y la policía estaba en el barrio“. El cuerpo del menor fue localizado con una herida grande en el abdomen dentro de una bolsa de perrarina, a 40 metros de la casa de la pareja.

El padre biológico también estuvo detenido hasta la mañana de este lunes, pero acusado por violencia doméstica hacia la madre del menor, motivo por el cual se habían dejado.

FUENTE: Con información de http://www.caraotadigital.net - (PULSE AQUÍ)