lunes, 14 de agosto de 2017

MUD rechaza presencia e injerencia extranjera en asuntos internos de Venezuela

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se plantó este domingo, 13 de agosto, en contra de la posibilidad de una “acción militar” contra Venezuela, comandada por el gobierno de Estados Unidos, tal como hace un par de días lo advirtiera el presidente de ese país, Donald Trump.
La coalición rechazó así cualquier “presencia o injerencia” extranjera en los asuntos internos de la nación. Además, responsabilizó a Nicolás Maduro de haber convertido al país en una amenaza regional.

“El único camino a la paz es la restitución de la democracia”, reza el comunicado, en el que también se condenó el remate de los activos del Estado por parte de la administración de Maduro.

“No se puede condenar una amenaza, mientras por otro lado se desangra el país con políticas entreguistas y se abandona el territorio en las fronteras o espacios en reclamos históricos como el Esequibo”, indica el documento.

A continuación, el comunicado completo:

La soberanía es indivisible
La MUD rechaza la intervención cubana, la amenaza militar de cualquier potencia extranjera y responsabiliza a la dictadura de Maduro por convertir al país en una amenaza regional.

La dictadura de Nicolás Maduro ha llevado a Venezuela a una tragedia humanitaria sin precedentes. Ahora se suma a la crisis la amenaza del uso de la fuerza por parte de una potencia extranjera. La cúpula que tiene el poder en el país está sufriendo el repudio internacional y nos está aislando del resto del mundo, especialmente de países hermanos y vecinos que han sido nuestros aliados históricos.

La Mesa de la Unidad Democrática rechaza el uso de la fuerza, o la amenaza de aplicar la misma, por parte de cualquier país en Venezuela, de conformidad con lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas. En este mismo sentido, rechazamos la presencia e injerencia en los asuntos internos de nuestro país y, muy especialmente, de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, de personal civil y militar extranjero. Venezuela tiene años intervenida militar y políticamente por Cuba no solo afectando nuestra soberanía e independencia, sino también constituyendo una de las principales causas de la violencia y la represión por parte del Gobierno.

También, hablando de soberanía e independencia, rechazamos el entreguismo de nuestros activos en las horas más difíciles de los venezolanos. El remate de los activos y las facturas petroleras es sólo una muestra de cómo esta dictadura ha permitido que otros países se beneficien en perjuicio de los venezolanos. No puede haber doble moral en materia de relaciones internacionales. No se puede condenar una amenaza, mientras por otro lado se desangra el país con políticas entreguistas y se abandona el territorio en las fronteras o espacios en reclamos históricos como el Esequibo.

Es el empeño autoritario de Nicolás Maduro y su cúpula, expresado en la eliminación del referéndum revocatorio, el encarcelamiento e inhabilitación de miles de presos políticos, el asesinato de cientos de venezolanos bajo la más cruel represión y la instalación de la asamblea nacional constituyente fraudulenta y antidemocrática; es lo que ha traído el aislamiento y las amenazas externas a nuestro país. Por ello exigimos a la dictadura de Nicolás Maduro cesar en su empeño para detener la destrucción de Venezuela.

El único camino a la paz es la restitución de la democracia. Los venezolanos exigimos la realización de elecciones libres en todos los niveles para que podamos volver el orden constitucional y a las mejores relaciones con la comunidad internacional. De esta forma garantizaremos la soberanía y lograremos la solución de los problemas que hacen sufrir a millones de venezolanos todos los días.

Caracas, 13 de agosto de 2017.
FUENTE: Nota de Prensa - http://runrun.es