jueves, 24 de agosto de 2017

El terrible caso de violación y asesinato que estremeció a El Valle

Una joven de nombre Wuinderlis Fernández llegó apresuradita a la casa de su madre, situada en el barrio Bruzual de El Valle, a eso de las 6:30 de la tarde del lunes 21 de agosto, se bañó, se cambió de ropa como acostumbraba y salió al sector Tamarindo de la zona a buscar a su niño de tres años, a quien había dejado al cuidado de su expareja. Un hombre en quien no confiaba mucho, pero le había dado la oportunidad de cuidar a sus hijos.
Al llegar a la vivienda de techo de zinc, que se encontraba en la parte alta de la zona popular, algo le pareció extraño, nadie se encontraba en la propiedad, ni su hijo ni su expareja. Comenzó a preocuparse y se acercó a los vecinos que conocía en la zona. Estos con voz cabizbaja, temblorosos y pasmados le contaron que su hijo había sido atacado brutalmente por el hombre con quién una vez compartió su vida, violándolo y asesinándolo. Una noticia que desplomó a la fémina.

El cadáver del niño había sido trasladado a la sede del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, mejor conocido como la morgue de Bello Monte. Lugar a donde asistió Wuinderlis y su madre, Carmen Hernández, para realizar los papeleos correspondientes y así retirar el cuerpo y darle cristiana sepultura.

Una segunda oportunidad
Wuinderlis estuvo viviendo durante cuatro años en aquella casa precaria del sector El Tamarindo con William Gabriel López Amador, de 23 años, junto a sus tres hijos menores de edad. Su convivencia era un infierno para la dama debido a que recibía maltratos y amenazas por parte de su pareja, quien es un hombre celoso, posesivo, agresivo y estaba obsesionado con ella. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de Lysaura Fuentes - http://elcooperante.com