miércoles, 14 de junio de 2017

Relatan ingreso de funcionarios a Los Verdes de El Paraíso

A las 5:30 empezaron las detonaciones. De inmediato, se encendieron las alertas y comenzaron los gritos: desde varios puntos funcionarios de distintos cuerpos de seguridad del Estado empezaban a entrar en el Conjunto Residencial El Paraíso, conocido como “Los Verdes”. Portón que no abría, lo derrumbaban. Pasaron con sus tanquetas y a pie y empezaron a apuntar a los edificios y a los residentes. Llegaron de todos lados, como moscas sobre un plato de comida, el pasado martes 13 de junio.

Algunos iban vestidos de civil y con su chaleco antibalas, otros vestidos de negro de pies a cabeza. “Somos colectivos, no se asomen”, decían apuntando a las ventanas de las residencias, según cuentan algunos vecinos de “Los Verdes”. Por esto mismo, y por ver a muchos de civil, los residentes no descartan que haya sido un trabajo en conjunto de los cuerpos de seguridad del Estado y civiles progobierno armados, también conocidos como colectivos.

Algunas puertas no fueron forzadas. Con nombre y apellido los vecinos del lugar señalaron a los milicianos que, según aseguran, pasaron información a los funcionarios y facilitaron la entrada a las residencias. Los funcionarios del Conas, Dgcim y otros que pasaron sin ningún tipo de identificación no entraron a todos los apartamentos, sino que fueron selectivos respecto a los que entraron.

“Detenidos 23 terroristas después de haber intervenido las Residencias El Paraíso”, tuiteó la noche de este martes el ministro de Interior, Justicia y Paz, Nestor Reverol. “Si los muchachos son terroristas, todos en el país somos terroristas”, comentó una residente ante las declaraciones del ministro.

Otr0 de los vecinos relato que se llevaron detenidos a 20 muchachos y 3 muchachas, y que todavía no saben a donde se los llevaron .


Como horas de terror describen los vecinos el episodio. Los funcionarios llegaron tumbando portones, se metieron en el estacionamiento de las residencias y rompieron los vidrios de múltiples carros, robaron baterías y espicharon cauchos. Las bombas lacrimógenas las lanzaron por las escaleras y los pasillos de los edificios se impregnaron del gas. Tocaban las puertas con violencia y pedían a los residentes que abrieran, sin orden judicial y sin testigos. Para el que no abría, la amenaza era forzar la reja.

El cableado telefónico fue arrancado junto a las cámaras. De las oficinas del condominio robaron impresoras, computadoras y hasta dinero en efectivo, procedimiento que se repitió en algunos apartamentos. En otros, simplemente ingresaron buscando gasolina, botellas, máscaras antigas y cascos, entre otras indumentarias que se pudieran presumir de un manifestante.

“¿Esa es la calidad de funcionarios que tenemos nosotros en el país”, comentaba una residente mientras veía su carro destrozado la mañana de este miércoles, y destacó: “Esos no se llaman funcionarios, esos se llaman delincuentes”.

El suelo de las áreas comunes del conjunto residencial amaneció este miércoles con vidrios por todos lados, así como cartuchos de perdigones y bombas lacrimógenas. Destacó, sobre todo, una gran cantidad de esferas de plomo que los cuerpos de seguridad del Estado suelen meter en los cartuchos de perdigones con el fin de causar mayor daño. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de Juan Briceño - https://elpitazo.com