viernes, 23 de junio de 2017

“Maduro, tú conociste pequeño a David José…”, recordó papá del joven fallecido

Ni el fuerte sol ni la abrumadora presencia de micrófonos y cámaras de televisión amilanaron al señor David José Vallenilla a su salida de la medicatura forense ubicada en Bello Monte. Venía preparado para declarar. Se acercó, se detuvo, guardó silencio por unos segundos, observó a los presentes y, pausadamente, expresó algo, a su juicio, muy importante: “Compañero Nicolás Maduro, sabes que trabajamos juntos, soy el supervisor Vallenilla. Es claro que hubo una agresión directa contra David José, a quien conociste pequeño en Plaza Venezuela”.

A partir de esta frase, supimos que la muerte de David José Vallenilla Luis, ocurrida en horas de la tarde del jueves 22 de junio, en las inmediaciones de la base militar La Carlota, se convertía en un caso particular, pues, de todas las personas fallecidas en el marco de las protestas antigubernamentales que se llevan a cabo en Venezuela desde el mes de abril, Vallenilla Luis es el único que de niño tuvo vínculo directo con quien actualmente está al frente del Gobierno nacional.

David José Vallenilla padre, quien fue supervisor jefe de Nicolás Maduro en el Metro de Caracas, donde el hoy presidente de la República se desempeñaba como operador de metrobuses en la ruta Santa Mónica-Plaza Venezuela, pidió que la muerte de su hijo “no quede en vano”.

“Nicolás, por favor, yo no quiero decir que se haga justicia, porque esa palabra ya está demasiado hecha, pero yo quiero que esto no quede así nada más. Nicolás, por favor, no era malandro, era un estudiante graduado”, dijo el padre entre sollozos, al tiempo que agregaba: “Tú eras una persona muy centrada, siempre consideré que eras una persona centrada. Está en tus manos ayudar a que esto quede claro, que él, mi hijo único, no era malandro”.

Situación confusa en torno a la autopsia

Minutos antes de las declaraciones del señor Vallenilla, familiares y amigos de Vallenilla hijo, se acercaron a las inmediaciones de la medicatura forense para conocer detalles del caso y acompañar a la familia. Algunos se mostraban prestos a declarar.

Así, Abel Duarte Vallenilla, tío y padrino del joven asesinado, informó temprano a la prensa que la autopsia había sido realizada por funcionarios de la fiscalía militar, luego de que se originara en la sede de la medicatura forense una situación conflictiva entre los funcionarios del Ministerio Público y personal de la medicatura forense.

Posteriormente, el padre de la víctima descartó que fiscales militares hubiesen hecho acto de presencia en la morgue. Aseguró que la autopsia la realizó el personal del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, pero confirmó la tensión que se generó en las instalaciones de la medicatura dado que se pretendió impedir que expertos del Ministerio Público estuvieran presentes en la realización de la autopsia.

“Anoche, cuando llegué, me abordó una fiscal y me dijo que no le querían permitir el acceso al médico forense de la Fiscalía ni al fiscal respectivo. Ella hizo todo lo humanamente posible para que le permitieran entrar, no obstante, la orden fue que fuesen testigos, no que hicieran la autopsia. Afortunadamente, pudieron estar presentes dando fe de lo que estaban viendo”, explicó el papá de Vallenilla Luis.

Pero los impedimentos para que la Fiscalía hiciera su trabajo continuaron. Dijo Vallenilla, quien es abogado: “Pasado cierto tiempo, cuando concluyó la autopsia, me vuelve a indicar esta fiscal que no querían entregarle en custodia las evidencias. En ese momento me dirigí al director de seguridad y le dije que por qué razón, siendo la Fiscalía el órgano competente para hacer una investigación, no se le entregaban las evidencias para que se desarrollara el procedimiento de la custodia”. Vallenilla insistió hasta que logró que entregaran las evidencias del caso.

Sobre las declaraciones del presidente Maduro, en las que señaló este jueves, 22 de junio, que la Policía Nacional Bolivariana y la Guardia Nacional Bolivariana solo estaban usando agua y bombas lacrimógenas para dispersar las manifestaciones, el padre dijo que a su hijo le extrajeron cuatro proyectiles de su cuerpo. “Yo los vi. Eso no tiene absolutamente nada que ver con agua ni con gas”, afirmó el señor Vallenilla Luis.

Según el acta de defunción, el joven sufrió un shock hipovolémico causado por una hemorragia interna originada por perforación del pulmón, del corazón y del hígado, la cual se produjo por disparo de arma de fuego cuyos proyectiles (perdigones), impactaron en el tórax anterior derecho de la víctima.

Vallenilla Luis preparaba su grado

Este viernes, 23 de junio, Vallenilla Luis pagaba el “paquete de grado”, luego de que culminara sus estudios de Enfermería en el Instituto Universitario de Tecnología de Administración Industrial (IUTA), ubicado en la esquina de Jesuitas, en el centro de Caracas.

El joven, quien creció con su padre en Cúa (Miranda) y quien vivía actualmente con su madre, Milagros Luis, en Vista Alegre (Caracas), comenzaría la próxima semana un diplomado en el área de quirófano, que era la especialidad de su preferencia. Su meta era dejar el país después de culminar el diplomado, pues sentía que la crisis en Venezuela no le permitiría alcanzar sus sueños.

Según informó María Ochoa, amiga de Vallenina Luis, el joven asistió a la protesta del jueves 22 de junio, con mucha tristeza y dolor por la muerte de Neomar Lander, quien también se convirtió en motivo de su lucha, y por todo lo que está pasando en el país.

Vallenilla Luis, quien será recordado como un joven pacífico que se arriesgó a defender su país en la calle, será velado a partir de la tarde de este viernes, 23 de junio, en la funeraria El Rosal, en Chacaíto, y su cuerpo será inhumado en el cementerio Jardines del Cercado, en Guarenas, estado Miranda.





FUENTE: Erick Mayora - http://efectococuyo.com