jueves, 25 de mayo de 2017

Insalubridad y escasez: Lo que hay detrás de la muerte de tres niños en el J.M. de los Ríos

Este lunes, se confirmó la muerte de Dilfred Jiménez, un adolescente de 16 años, que se encontraba recluido en la unidad de Nefrología del Hospital de Niños J.M. de los Ríos, y murió ante la necesidad de antibióticos que nunca llegaron para tratar una bacteria de la que se contagió en el centro de salud, la cual se halla alojada en la máquina de hemodiálisis con la que se les practica el tratamiento a los pacientes de este servicio.

Dilfred, es el tercer niño en fallecer este mes, puesto que el 03 de mayo cayó la primera víctima, Raziel Jaure de 10 años, y el 11 de mayo, la segunda, identificada como, Samuel Becerra, de 12 años. Los tres infantes, murieron como consecuencia del inadecuado o no tratamiento de sus infecciones, las cuales, debido a su carácter, requieren de antibióticos sumamente fuertes, aunado a las condiciones de insalubridad que se presentan el centro hospitalario que son bien conocidas por las autoridades, quienes hasta la fecha no han tomado cartas en el asunto.

Una montaña de problemas

El reconocido hospital actualmente presenta graves fallas en su infraestructura que han derivado en la proliferación de bacterias que afectan con mayor ahínco a los pacientes inmunocomprometidos, tal como los del servicio de diálisis, quienes ante sus bajas defensas inmunes, son altamente vulnerables a las infecciones.

De acuerdo con el director de la organización no gubernamental Codevida, Francisco Valencia, los pacientes que son dializados, requieren ser tratados y atendidos en un lugar en condiciones óptimas, debido a su condición. Sin embargo, en el Hospital J.M. de los Ríos coexisten diversas problemáticas de higiene que comprometen la salud de los infantes.
Aguas servidas y heces de animales

La primera, es la filtración de aguas servidas en a través de las paredes del centro de salud. Aunado a esto, los tanques de agua que se utilizan para el mantenimiento de las máquinas de hemodiálisis, están altamente contaminadas con heces fecales, tal como determinó un estudio realizado en el último trimestre de 2016 por la Unidad de Gestión de Tecnologías en Salud de la Universidad Simón Bolívar (USB).

El estudio evidenció dos problemáticas básicas, las cuales puntualizó en el saneamiento de las instalaciones y la rehabilitación de los sistemas de aguas servidas y blancas de la institución. Desde entonces, se corroboró que los tres tanques que surten agua en el hospital estaban contaminados, pero el de la unidad de nefrología se encontró en un estado más crítico.

Asimismo, se comprobó que el sistema de aguas blancas solo estaba operativo en un 14%, mientras que el de aguas servidas funcionaba en un 70%, lo que representa un serio problema de insalubridad para el hospital, puesto que el 30% que se encuentra inoperativo, repercute directamente en todo el sistema hospitalario.

No obstante, con las aguas contaminadas en un 90% por desechos animales y humanos, se realiza la limpieza de las máquinas, a pesar de que esta pasa primero por un filtro de descontaminación, es tanta la infección, que las bacterias no se eliminan por completo y un porcentaje, bastante alto, se aloja dentro de la maquinaria, ocasionando así que cuando los pacientes reciban el tratamiento de diálisis se contaminen.
Escasez de medicamentos y catéteres

Otro dilema que se suma es la escasez de los principales medicamentos para el tratamiento efectivo de las infecciones, Vancomicina, Meropenem y Colistin, además de la inexistencia de catéteres que requieren los pacientes a través de los cuales se les aplica el tratamiento, y que se contaminan reiterativamente con la transfusión de cada diálisis, señaló el representante de la ONG.

En este sentido, Valencia reiteró que ante el incumplimiento del tratamiento, los pacientes crean anticuerpos a los antibióticos, por lo que al retomarlo varias semanas o meses más tarde, estos no cumplen su efecto, y es más difícil combatir la infección. Consecuencialmente, se compromete por mucho la salud de los infantes, al punto de ocasionar su muerte, tal como sucedió con Samuel, Dilfred y Razel.
Las bacterias

Tres de las cuatro bacterias presentes en las áreas del hospital, están catalogadas como las más peligrosas para la humanidad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a su alta resistencia a los antibióticos. “Acinetobacter, Pseudomonas y varias enterobacterias como Klebsiella, son bacterias que pueden provocar infecciones graves y a menudo letales, como infecciones de la corriente sanguínea y neumonías”, reza parte del informe de alerta publicado a finales de febrero del presente año.

En este se destaca que “estas bacterias han adquirido resistencia a un elevado número de antibióticos, como los carbapenémicos y las cefalosporinas de tercera generación (los mejores antibióticos disponibles para tratar las bacterias multirresistentes)”.

Acinetobacter, Pseudomonas, Klebsiella pneumoniae y Stenotrophomonas maltophilia, son las principales causantes de las infecciones de los 15 pacientes recluidos en la unidad de nefrología, quienes no han recibido los antibióticos especiales para su tratamiento a tiempo o lo han recibido vencido. Las dos primeras mencionadas, son las más críticas para su tratamiento, puesto que según la OMS son las más resistentes. No obstante, la tercera, Klebsiella pneumoniae, se encuentra en la lista de “elevadas”, la cual corresponde a la segunda posición de la categoría.
Padres desesperados

Ante la grave situación a la que se enfrentan día a día, los padres de los pacientes infantiles han demostrado en varias ocasiones su preocupación por la situación haciendo protestas y enviando comunicados a las autoridades del ministerio para la Salud, sin embargo, tal como aseguró Francisco Valencia, no han recibido respuestas ni soluciones concretas.



twitter
facebook

Caracas, 25 de mayo.- Este lunes, se confirmó la muerte de Dilfred Jiménez, un adolescente de 16 años, que se encontraba recluido en la unidad de Nefrología del Hospital de Niños J.M. de los Ríos, y murió ante la necesidad de antibióticos que nunca llegaron para tratar una bacteria de la que se contagió en el centro de salud, la cual se halla alojada en la máquina de hemodiálisis con la que se les practica el tratamiento a los pacientes de este servicio.

Dilfred, es el tercer niño en fallecer este mes, puesto que el 03 de mayo cayó la primera víctima, Raziel Jaure de 10 años, y el 11 de mayo, la segunda, identificada como, Samuel Becerra, de 12 años. Los tres infantes, murieron como consecuencia del inadecuado o no tratamiento de sus infecciones, las cuales, debido a su carácter, requieren de antibióticos sumamente fuertes, aunado a las condiciones de insalubridad que se presentan el centro hospitalario que son bien conocidas por las autoridades, quienes hasta la fecha no han tomado cartas en el asunto.
Una montaña de problemas

El reconocido hospital actualmente presenta graves fallas en su infraestructura que han derivado en la proliferación de bacterias que afectan con mayor ahínco a los pacientes inmunocomprometidos, tal como los del servicio de diálisis, quienes ante sus bajas defensas inmunes, son altamente vulnerables a las infecciones.

Lea también: Fallece niño en el J.M. de los Ríos por máquinas contaminadas: es el tercero en 20 días

De acuerdo con el director de la organización no gubernamental Codevida, Francisco Valencia, los pacientes que son dializados, requieren ser tratados y atendidos en un lugar en condiciones óptimas, debido a su condición. Sin embargo, en el Hospital J.M. de los Ríos coexisten diversas problemáticas de higiene que comprometen la salud de los infantes.
Aguas servidas y heces de animales

La primera, es la filtración de aguas servidas en a través de las paredes del centro de salud. Aunado a esto, los tanques de agua que se utilizan para el mantenimiento de las máquinas de hemodiálisis, están altamente contaminadas con heces fecales, tal como determinó un estudio realizado en el último trimestre de 2016 por la Unidad de Gestión de Tecnologías en Salud de la Universidad Simón Bolívar (USB).

El estudio evidenció dos problemáticas básicas, las cuales puntualizó en el saneamiento de las instalaciones y la rehabilitación de los sistemas de aguas servidas y blancas de la institución. Desde entonces, se corroboró que los tres tanques que surten agua en el hospital estaban contaminados, pero el de la unidad de nefrología se encontró en un estado más crítico.

Le puede interesar: Apagón generó caos en el JM de Los Ríos: ventilaron manualmente a pacientes (+Video)

Asimismo, se comprobó que el sistema de aguas blancas solo estaba operativo en un 14%, mientras que el de aguas servidas funcionaba en un 70%, lo que representa un serio problema de insalubridad para el hospital, puesto que el 30% que se encuentra inoperativo, repercute directamente en todo el sistema hospitalario.
Agua en la unidad de hemodiálisis en el J.M. de los Ríos. Una de las causas por la que los niños están infectados (24-05-2017).

Foto cortesía: Francisco Valencia

No obstante, con las aguas contaminadas en un 90% por desechos animales y humanos, se realiza la limpieza de las máquinas, a pesar de que esta pasa primero por un filtro de descontaminación, es tanta la infección, que las bacterias no se eliminan por completo y un porcentaje, bastante alto, se aloja dentro de la maquinaria, ocasionando así que cuando los pacientes reciban el tratamiento de diálisis se contaminen.
Escasez de medicamentos y catéteres

Otro dilema que se suma es la escasez de los principales medicamentos para el tratamiento efectivo de las infecciones, Vancomicina, Meropenem y Colistin, además de la inexistencia de catéteres que requieren los pacientes a través de los cuales se les aplica el tratamiento, y que se contaminan reiterativamente con la transfusión de cada diálisis, señaló el representante de la ONG.

Lea además: ¡Insólito! Denuncian que Ministerio de Salud envía antibióticos vencidos al J.M. De Los Ríos

En este sentido, Valencia reiteró que ante el incumplimiento del tratamiento, los pacientes crean anticuerpos a los antibióticos, por lo que al retomarlo varias semanas o meses más tarde, estos no cumplen su efecto, y es más difícil combatir la infección. Consecuencialmente, se compromete por mucho la salud de los infantes, al punto de ocasionar su muerte, tal como sucedió con Samuel, Dilfred y Razel.
Las bacterias

Tres de las cuatro bacterias presentes en las áreas del hospital, están catalogadas como las más peligrosas para la humanidad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a su alta resistencia a los antibióticos. “Acinetobacter, Pseudomonas y varias enterobacterias como Klebsiella, son bacterias que pueden provocar infecciones graves y a menudo letales, como infecciones de la corriente sanguínea y neumonías”, reza parte del informe de alerta publicado a finales de febrero del presente año.

En este se destaca que “estas bacterias han adquirido resistencia a un elevado número de antibióticos, como los carbapenémicos y las cefalosporinas de tercera generación (los mejores antibióticos disponibles para tratar las bacterias multirresistentes)”.

Le puede interesar: La paupérrima alimentación que reciben pacientes del J.M. De Los Ríos (+Foto)

Acinetobacter, Pseudomonas, Klebsiella pneumoniae y Stenotrophomonas maltophilia, son las principales causantes de las infecciones de los 15 pacientes recluidos en la unidad de nefrología, quienes no han recibido los antibióticos especiales para su tratamiento a tiempo o lo han recibido vencido. Las dos primeras mencionadas, son las más críticas para su tratamiento, puesto que según la OMS son las más resistentes. No obstante, la tercera, Klebsiella pneumoniae, se encuentra en la lista de “elevadas”, la cual corresponde a la segunda posición de la categoría.
Padres desesperados

Ante la grave situación a la que se enfrentan día a día, los padres de los pacientes infantiles han demostrado en varias ocasiones su preocupación por la situación haciendo protestas y enviando comunicados a las autoridades del ministerio para la Salud, sin embargo, tal como aseguró Francisco Valencia, no han recibido respuestas ni soluciones concretas.

Lea además: Madres y pacientes protestaron por contaminación de 15 niños del J.M. de Los Ríos

“En abril, los padres de los niños y doctores de la unidad, fueron llamados a una reunión con la entonces viceministra del despacho de Salud. Les prometieron villas y castillos, pero hasta ahí llegó todo”, sostuvo, y manifestó que las autoridades están al tanto de la situación, especialmente el director del hospital, Víctor Siegert, quien “en vez de atacar y exigir al Ministerio de Salud que solucione, él trata de opacarla y que no hayan manifestaciones para que no se evidencie la realidad del hospital”.
Soluciones

De acuerdo con el director de Codevida, primero habría que detectar de dónde provienen las aguas servidas que se infiltran por las paredes del hospital. Seguidamente, cambiar las máquinas de hemodiálisis que están contaminadas y limpiar los tanques de agua con los que se realiza el mantenimiento de estas. Asimismo, se tendrían que cambiar los catéteres de los pacientes con regularidad y suministrar suficientes antibióticos para combatir las infecciones de los pacientes.

Sin embargo, sin el reconocimiento de la problemática por parte del nuevo ministro para la Salud, Luis López Chadaje, será difícil recuperar la infraestructura así como el óptimo servicio del Hospital de Niños, el cual se encuentra sumido en una grave crisis sanitaria que tiene comprometida la vida de otros 12 niños de la unidad de nefrología.

FUENTE: Pierangela Morillo - http://elcooperante.com