miércoles, 31 de mayo de 2017

EEUU ve "altamente problemática" la compra de bonos de PDVSA por Goldman

El gobierno estadounidense afirmó hoy que la compra por parte de Goldman Sachs de bonos de la petrolera estatal venezolana PDVSA por valor de 2.800 millones de dólares es "altamente problemática" por la "potencial ilegitimidad" de la operación ante la falta de aprobación por parte del parlamento.

"Claramente, hay preocupación en las mentes de todos los que están mirando para realizar este tipo de compras de deuda hoy, es altamente problemática", dijo un alto cargo del Departamento de Estado en una conferencia telefónica para comentar la crisis venezolana.

El funcionario, que pidió mantener el anonimato, recordó las advertencias de la Asamblea Nacional de Venezuela "a todas las instituciones financieras, tanto venezolanas como extranjeras, sobre la potencial ilegitimidad de los acuerdos alcanzados sin la aprobación" del legislativo.

Precisamente, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, envió una carta dirigida al jefe ejecutivo de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, en el que le advierte de que los compromisos económicos hechos con el Gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro no serán válidos en un "futuro Gobierno democrático".

"Venezuela y su futuro Gobierno democrático no olvidará dónde estuvo Goldman Sachs cuando le tocó decidir", agregó Borges en la misiva enviada este lunes.

La inversión se produce en medio de una ola de protestas a favor y en contra del Gobierno de Maduro que en ocasiones acaban en violencia y que, desde hace casi dos meses, han causado al menos 59 muertos y un millar de heridos, según cifras de la Fiscalía.

El departamento de gestión de activos de Goldman Sachs pagó 31 centavos por dólar, es decir unos 865 millones de dólares, por los bonos emitidos por la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en 2014, que vencen en 2022.

El precio de los bonos, que estaban en posesión del Banco Central de Venezuela, supone una notable rebaja respecto del mercado de valores venezolano que vence el mismo año.

Los bonos venezolanos se comercializan ampliamente por su alta rentabilidad, dada la mala situación económica del país, que encadena años de recesión y se encuentra cerca de la hiperinflación, y por el compromiso expresado por el presidente Maduro de pagar las obligaciones de deuda.

Si Caracas cumple con el pago, el banco de inversión de Wall Street obtendría unos beneficios cercanos al 40 %.

Por su parte, Goldman Sachs defendió hoy la operación en un comunicado remitido a Efe en el que indicó que invirtieron "en bonos de Petróleos de Venezuela (PDVSA) porque, como muchos otros en este sector, creemos que la situación en ese país tiene que mejorar con el tiempo".

Asimismo, explicó que esos bonos, que fueron emitidos en 2014, se compraron en los mercados secundarios a través de un bróker en una operación en la que no interactuaron directamente con el Gobierno venezolano.

FUENTE: Con información de EFE - http://www.elconfidencial.com