viernes, 12 de mayo de 2017

Abuelos entregaron documento a funcionario de la Defensoría del Pueblo en Caracas

Cientos de ancianos marchaban este viernes hacia el centro de Caracas, en una nueva jornada de protesta opositora contra el presidente Nicolás Maduro, desatándose escaramuzas en medio de las cuales la policía dispersó gas pimienta.

Un represente de los jubilados entregó un documento a un funcionario de la Defensoría del Pueblo, quien se acercó hasta la escalera 2 de la avenida Libertador, en las adyacencias de La Campiña. El paso fue cerrado a esa altura por piquetes de orden público. Los abuelos entregaron el documento y en en medio de la lluvia muchos se lanzaron al piso pidiendo un cambio en Venezuela. Jóvenes se sumaron a la manifestación.

El dirigente nacional de Voluntad Popular y diputado a la Asamblea Nacional por Caracas, Ismael León, aseveró que el documento entregado por los manifestantes de la tercera edad a la Defensoría del Pueblo sirve para exigir que se respeten los derechos de los adultos mayores. Asimismo, destacó la voluntad de cambio de todos los abuelos de Venezuela, quienes sufrieron la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y ahora desean salir del régimen de Nicolás Maduro.

“Hubo un acuerdo al que yo llegué con el comisario García, para que llegáramos al hotel El Grillón y desde allí volviéramos a llamar para que diéramos una nueva avanzada hasta la Defensoría del Pueblo. Pero, igual entregamos el documento, para exigir que respeten los derechos de nuestros ciudadanos de la tercera edad. Porque con la plata que malgastaron en Brasil se podría haber pagado los cestatickets para nuestros adultos mayores. Nuestros abuelos vivieron la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y por eso son los primeros en pedir un cambio. No queremos más muertos, lo que queremos es la salida de Nicolás Maduro y que se olvide de ese circo de la Constituyente”.

Asimismo, León aseguró que los adultos mayores continuarán en las calles pese a la represión y destacó que Nicolás Maduro ha terminado de exponer al mundo su “naturaleza criminal” al reprimir a las personas de la tercera edad con gas pimienta. “Si tenemos once años viviendo esta crisis, no me puede decir que todo se va arreglar con una Constituyente Comunal. Nuestros abuelitos seguirán en la calle sin importar lo que pase, pero que sepa Nicolás Maduro que hoy ha terminado de enarbolar la bandera de una dictadura criminal, porque la orden de reprimir a nuestros abuelitos con gas pimienta vino del régimen y su cúpula”.

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional por Caracas, Rafael Veloz, destacó que los documentos entregados representan el deseo de paz y esperanza que tienen todos los venezolanos. “Lo que vemos hoy es una expresión popular de un sector importante como lo son nuestros ciudadanos de la tercera edad. Estamos con las madres e hijos de nuestro país, conversando con el piquete porque lo que hemos entregado son unos documentos para que haya paz, para que haya esperanza”.

Esta actividad se replicó en los estados Bolívar, Anzoátegui, Mérida y Táchira.

La llamada "marcha de los abuelos" fue bloqueada en el sector de Chacaíto (este de la ciudad) por gentes provistos de escudos, lo que originó un forcejo con los manifestantes, observaron periodistas de la AFP. Exaltados, algunos hombres mayores lanzaron golpes y gruesos insultos a los uniformados, entre ellos muchas mujeres, que permanecieron impasibles.

"¿Vas a golpear a tus papás? ¡Somos una pila de viejos!", gritaron algunos a los policías, que dispersaron gas pimienta para hacer retroceder a la multitud. La marcha continuó por otra ruta hacia su destino, la Defensoría del Pueblo, como resultado de un acuerdo entre un oficial y los participantes, pero volvió a ser bloqueada en una zona donde había tanquetas militares.

Las protestas opositoras iniciadas el 1 de abril, con saldo de 38 muertos, no han logrado llegar al corazón de la capital, donde se ubican el palacio presidencial de Miraflores y las sedes de los poderes públicos.
"Fue horrible, nos tiraron gas pimienta en la cara. No tienen compasión ni de los viejitos", dijo a la AFP Sandra Franchi, de 65 años.

El gobierno realiza una concentración de adultos mayores en el centro de Caracas, en la que participará Maduro, quien el jueves despidió a su ministra de Salud, Antonieta Caporale, tras la divulgación de cifras oficiales esta semana que mostraron un deterioro en salud pública.
Esos datos revelaron que la mortalidad infantil aumentó 30,12% en 2016 y la materna un 65%, mientras repuntan enfermedades como la malaria.

- "Ya hemos vivido suficiente" -
================================

En choques cada vez más frontales, los antimotines suelen lanzar bombas lacrimógenas y chorros de agua a presión, a los que jóvenes manifestantes, encapuchados y con escudos de madera y metal, responden con piedras, cócteles molotov, bombas de pintura y hasta de excrementos.
"Estoy aquí porque no tengo medicinas y la pensión no me alcanza para nada", declaró a la AFP Carlos Rivas, de 67 años, con unas cajas de medicamentos vacías.
Desde que estallaron las protestas el 1 de abril para exigir la salida de Maduro -elegido hasta 2019-, los disturbios dejan además centenares de heridos y detenidos, de los cuales un centenar fueron enviados a prisión por orden de tribunales militares.
Las protestas tienen como caldo de cultivo el malestar popular ante la severa escasez de alimentos y medicinas. Según encuestas privadas, siete de cada diez venezolanos rechaza la gestión de Maduro.
El gobierno reivindica haber otorgado seis millones de pensiones, pero la oposición asegura que han sido carcomidas por la inflación, que según el FMI cerraría este año en 720%.
Las protestas exigen elecciones generales y rechazan una Asamblea Nacional Constituyente que convocó Maduro el 1 de mayo.

Emilio Lozada, presidente de la Federación de Pensionados y Jubilados de Venezuela, aseguró que la marcha es por "los nietos, contra la represión y la Constituyente".
"A esos policías que pueden ser nuestros hijos o nietos les pedimos que no actúen en contra de nosotros porque ya hemos vivido suficiente y nuestra vida se puede quedar en el camino, pero lograremos el objetivo", advirtió Benítez.

A caballo o en moto

Maduro acusa a la oposición de declarar una "insurgencia armada" para darle un "golpe de Estado".
Y, para "lograr la paz" y "derrotar a los violentos", el mandatario impulsa una Constituyente "popular", que la oposición considera un "fraude" para evadir elecciones y afianzarse en el poder.

"Nada ni nadie nos va a detener, lograremos neutralizar esta emboscada. Venezuela exige que cese la 'guarimba' (protesta violenta), el llamado al golpe de Estado", advirtió el presidente socialista.

El gobierno acusa a Estados Unidos de financiar y dar "apoyo logístico" a los "grupos violentos" de la oposición, y afirma que la "violencia vandálica y extrema" también se debe a decisiones "intervencionistas" de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La oposición mantiene repleta su agenda de protestas y convocó para el sábado a caravanas de vehículos en todo el país, y el domingo a una marcha con motivo del Día de la Madre.





FUENTE: Thiany Rodríguez - AFP - http://www.panorama.com.ve