viernes, 7 de abril de 2017

Las ocho "zonas calientes" de Venezuela para el avistamiento de ovnis

Cuando quiso verificar de dónde provenía el ruido que la había despertado, Cecilia (que prefiere no ser identificada por su verdadero nombre) se dio cuenta deque no podía moverse aunque no se había arropado siquiera porque esa noche de 2005 hacía mucho calor en la ciudad de Barinas, ubicada al suroccidente de Venezuela.

Tampoco pudo ver nada. Frente a sus ojos había una luz verde muy potente que la obligaba a cerrarlos. Inmóvil y sin poder observar qué ocurría a su alrededor, sintió que la penetraban sexualmente y que no podía hacer nada para evitarlo.

Despertó cuando promediaba el medio día. No recordó qué cosas ocurrieron después, pero semanas más tarde descubrió que estaba embarazada.

Ella misma explicó lo sucedido a uno de sus vecinos. Esa noche había sido 'abducida'. La mujer asegura que su hija, que hoy tiene 12 años, presenta "características particulares" –que no quiso describir–, pero la obligaron a retirarla de la escuela porque sus compañeros la asediaban con mucha frecuencia.

Justamente porque su hija ya ha vivido muchas malas experiencias, se negó a someterla a exámenes médicos y científicos. Su caso no ha podido ser estudiado científicamente.

¿Conspiración?

En octubre de 1993, poco antes de su fallecimiento, el ufólogo catalán Andreas Faber Kaiser escribió: "Tampoco puedo sacarme de la cabeza el hecho de que mi amigo íntimo, compañero de investigación y auténtico hermano, el periodista argentino Alejandro Vignati, sumó ahora once años de muerte no aclarada aún hasta hoy, en un hotel de Caracas (Venezuela) desde donde estaba investigando para mi publicación 'Mundos Desconocidos' los últimos experimentos norteamericanos (…) Al cabo de dos meses escasos de su muerte me vi obligado a suspender la publicación de la citada revista".

Vignati murió en Caracas en una madrugada de los primeros días de septiembre de 1982. Investigaba, entre otras cosas, sobre la supuesta presencia de ovnis (objetos voladores no identificados) en Venezuela.
Las ocho "zonas calientes" de Venezuela

Casos como los anteriores, que describen supuestos avistamientos, abducciones y hasta teorías conspirativas los estudia a diario el periodista venezolano Héctor Escalante.

17 años de investigación sobre la fenomenología ovni registrada en los cielos de la República Bolivariana de Venezuela lo acreditan como una de las voces autorizadas en el tema.

Entrevistado por RT, Escalante aseguró que en esta nación latinoamericana se registran "muchísimos avistamientos". "El primero del que se tienen registros data de 1900. No obstante, por falta de difusión de informaciones científicas sobre estos temas, las personas tienden a confundir fenómenos naturales, meteorológicos o incluso aviones, con un ovni", explicó.

Quienes como él investigan estos fenómenos deben aprender también "a diferenciar entre los que en realidad buscan determinar si presenciaron un avistamiento real de aquellos que solo busca notoriedad, o dinero. Muchas veces me llaman y me dicen: 'tengo una foto, pero si me das tal cantidad de bolívares te la muestro'".

Cada caso que recibe, pasa por un proceso de entrevistas, cuestionarios formulados en conjunto con psicólogos. "Tratamos de determinar si la persona está mintiendo o cuál es su motivación".

Posteriormente intervienen luego en la evaluación de las pruebas otros profesionales (astrónomos, meteorólogos, diseñadores gráficos, editores de video) que ofrecen sus opiniones y conocimientos.

"Hay que determinar si las fotos, o los videos, han sido objeto de manipulación, o si lo que registran es un satélite, incluso un helicóptero".

En casi todo el territorio venezolano se han registrado supuestos avistamientos de ovnis, pero son ocho los estados considerados como "zonas calientes" por la recurrencia en la aparición de estos fenómenos: Amazonas, Bolívar, Distrito Capital, Carabobo, Falcón, Mérida, Vargas y Zulia. "Todos estos sitios tienen dos elementos comunes: abundante presencia de agua y vegetación", explica Escalante.

Eco en los medios

Durante la madrugada del 28 de noviembre de 1954, dos hombres observaron en Petare, favela del este de Caracas, una esfera metálica de color oscuro que se acercó a pocos metros de donde se encontraban. Del objeto salieron dos seres "peludos" y de baja estatura que intentaron agredir a uno de los testigos.

Varias personas confirmaron haber percibido desde sus hogares la luz que emitió el artefacto, que además dejó huellas en la calle donde se mantuvo posado durante varios minutos.

La prensa de la época tituló dos días después: "Asombro y expectativa en Petare por la invasión de los marcianos".

Para Escalante, la banalización o ridiculización con que los medios presentan estos temas influye en la percepción de la opinión pública.

"La industria cultural tiene un papel preponderante sobre la forma en que las personas asumen esta materia. Porque la mayoría de las películas presentan a los supuestos extraterrestres como seres malos. Entonces la gente se hace un ideal de algo que no sabemos si es real. La gente se imagina unos seres cabezones, grises y con tres dedos".

Tipos de avistamientos

Los presuntos avistamientos venezolanos se registran según el periodista, en diferentes horarios, "tanto en el día como en la noche, con los cielos nublados o despejados".

Los datos recopilados por Escalante en su blog dan cuenta de que se han visualizados objetos "de forma circular, tipo esfera, triangular y alargados, tipo cigarro o puro".

Con todo, lo que hace presumir que pudiera tratarse de un ovni de origen extraterrestre es su comportamiento. "Se mueven de forma inteligente, sin tener ningún elemento en común con los artefactos voladores que conocemos. Aparecen, desaparecen, hacen giros o 'zigzag', algo que un avión, helicóptero, globo aerostático o dron no puede hacer".

La gran mayoría de los casos que recibe son calificados como "ovnis fortuitos", porque la persona "no logró verlo con sus propios ojos, sino que estos fueron captados por el lente de sus cámaras de forma casual". Es decir, "se entera al detallar la imagen".
Ovnis y política

Para el investigador venezolano nadie está capacitado para afirmar que existen realmente los ovnis de origen extraterrestre. "De hecho un ovni no es necesariamente una nave espacial. Yo puedo lanzar un zapato al aire y si alguien lo ve pero no lo distingue habrá avistado a un objeto volador no identificado. Ovni no es sinónimo de extraterrestre", indica Escalante.

Detalló que en los últimos años, se informa de avistamientos en "casi todas las manifestaciones sociales y políticas que han tenido lugar desde el inicio de la Revolución Bolivariana", lo que da cabida a la teoría de que se trate de algún tipo de artefacto, creado por el hombre, pero del que no se tiene mayor información.

"Creo que han sucedido muchas cosas en Venezuela desde el punto de vista político y que este es un país bastante asediado y agredido. Por ejemplo, tenemos fotos y video de personas que acuden a las marchas y captan algún objeto en los cielos ¿Existe la posibilidad de que sean artefactos que aún desconocemos? ¿Que se usen para espiar o para fotografiar? Yo pienso que es posible. Sobre todo porque se sabe que el Pentágono ha desarrollado micro drones con micrófonos y cámaras muy potentes", prosigue el informador.

Finalmente, Escalante explica que cuando se investiga el tema ovni hay que escudriñar mucho para distinguir la información de fraude que pudiera tomarse por cierto: "Yo jamás me atrevo a asegurar que se trata de alguna nave extraterrestre. Siempre hablo de presuntos objetos voladores".






FUENTE: Ernesto J. Navarro - Actualidad RT