jueves, 20 de abril de 2017

GNB, PNB y hasta el Conas bloquean a manifestantes de El Paraíso por segundo día

“Yo salí ayer y vine hoy también, pero no creo que podamos marchar hoy. Mira cómo está la Guardia Nacional (GNB) bloqueando todos los accesos“, comentó María Emilia desde el centro comercial Multiplaza El Paraíso por segundo día consecutivo. Este jueves 20 de abril, al igual que ayer, los vecinos de la zona, La Vega, Montalbán y la Cota 905 se concentraron en el lugar para repetir la hazaña que no pudo ser el miércoles:
marchas hasta la Defensoría del Pueblo para "exigir la restitución del orden constitucional".

Sin embargo, El Paraíso era un sitio completamente distinto al del 19A. Las calles estaban llenas de escombros y cartuchos de lacrimógenas. No habían lanzado la primera bomba, pero ya los ojos ardían. Las mucosas no aguantaron ni el día después todos los gases que lanzaron la noche anterior para dispersar a quienes protestaban. A las 10:30 am, ya muchos se cubrían el rostro con pañuelos.

La policía parecía nunca haberse ido del lugar. En la noche lanzaron también perdigones y presenciaron los saqueos en la urbanización. Hoy parecían haberse multiplicado: en fila, las motos de la GNB estaban esperando el primer paso de los manifestantes, que tampoco pudieron dormir anoche, al lado del Multiplaza.

Grupos de motorizados civiles con armas largas también daban vueltas por la avenida Páez y manejaban cerca de donde se concentraban los opositores.

Dos camiones del Conas retrocedieron hacia los árboles para hacerse menos visibles, pero las luces azules y rojas del techo delataron que estaban ahí. Los puentes también los bloquearon; las salidas a la autopista estaban más que custodiadas: debajo de los elevados, convoyes de la GNB aguardaban a quienes quisieran pasar por la vía libre.

Sin embargo, pese a las bombas, los disturbios y los saqueos, los vecinos de El Paraíso se plantaron con sus banderas y vuvuzelas por segundo día consecutivo. “Yo salí a marchar ayer y salgo hoy también”, reafirmó Riderson mientras sostenía una bandera de su tamaño.

FUENTE: Julett Pineda Sleinan - http://efectococuyo.com