miércoles, 19 de abril de 2017

Caracas en disputa: Chavismo y oposición miden fuerzas

"Todo el mundo anda como asustado", dice un motorizado del este de Caracas que lleva a un pasajero, de parrillero, en su corcel de dos ruedas hacia el oeste de la capital. El recorrido de extremo a extremo deja ver las calles vacías del pudiente este capitalino, las puertas cerradas del mercado de Chacao -municipio bastión de la oposición- y la soledad de los centros comerciales carrados a tempranas horas de la mañana. Es feriado: hoy, 19 de abril, en Venezuela se conmemoran los 207 años del movimiento popular que dio inicio a la Independencia de Venezuela, consolidada el 5 de julio de 1811.

A las 9:00 de la mañana, por las aceras de la urbanización Altamira, de clase media y alta, se podían observar algunas personas con gorras tricolor y banderas que pretendían concentrarse en la zona, caracterizada por su ferviente apoyo a la oposición venezolana. La derecha tiene previsto realizar "la mamá de las marchas" en la ciudad capital en protesta al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Pero mientras sigue el recorrido en moto hacia el oeste, un área de extracción popular históricamente dominada por las fuerzas del chavismo, el panorama empieza a cambiar de color. Cientos de manifestantes vestidos de rojo, cargados de banderas y consignas como "alerta, alerta, alerta de camina la espada de Bolívar por América Latina", caminan hacia los alrededores de Petróleos de Venezuela y las principales avenidas del centro de Caracas.

En la frontera donde se escinden los dos bandos, se observa la fuerte presencia de efectivos militares y policiales que pretenden evitar la confrontación de las dos movilizaciones. Equipos antimotines, "ballenas" y dispositivos para el control del orden público taponan las principales arterias viales de la ciudad. Hay alcabalas, puntos de control y funcionarios que esquivan las horas sentados a la espera de los manifestantes.





Desde la noche del martes, la tensión es evidente. En los puntos de entrada y salida de la capital están custodiados, luego de que el presidente Nicolás Maduro activara el Plan Zamora, un dispositivo de seguridad implementado por el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada luego de que los servicios de inteligencia desmantelaran el plan violento de ciertos sectores de la oposición.

De acuerdo a la denuncia del mandatario, factores de la derecha tenían previsto generar acciones violentas en su propia marcha para culpar al gobierno y propiciar la intervención en el país, por parte del gobierno norteamericano: "EE.UU. de Norteamérica y el Departamento de Estado han dado la luz verde y el visto bueno para un proceso golpista para la intervención de Venezuela (...) así lo digo y así lo enfrentaremos", alertó citado por AVN.

El jefe de Estado, quien reiteró el llamado a diálogo a la oposición venezolana y la vocación de paz de su gobierno, expresó: "Pueblo, ha llegado la hora de decidir el futuro del país, estamos en horas cruciales del destino de nuestra patria y yo voy a estar al frente de este batalla, aquí me encontrarán al frente, siempre".
"Guiones destructivos" en Venezuela

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, afirmó hace días que a Rusia le preocupa la situación en Venezuela. Destacó que existe un "riesgo creciente" de que se pongan en práctica "guiones destructivos que recuerdan los acontecimientos trágicos que se desarrollaron en Chile en los años 70".



FUENTE: Actualidad RT