martes, 4 de abril de 2017

(Anzoátegui) Localizaron estrangulado a un corredor de seguros

El corredor de Seguros Caracas, Juan Solórzano, de 46 años, tenía cuatro días desaparecido. El pasado sábado fue localizado ahorcado con una correa, colgado de un árbol, en un barranco en Los Altos de Santa Fe, vía de la represa de Turimiquire, en límites de los estados Anzoátegui y Sucre.

Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Puerto La Cruz encontró los restos descompuestos, a las 2:00 pm, en un precipicio.

Los pesquisas, quienes iniciaron la averiguación de la desaparición del hombre, hicieron una inspección en el sitio, levantaron el cadáver y lo trasladaron a la morgue del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) de Barcelona.

Expertos precisaron que Solórzano falleció por asfixia mecánica por estrangulamiento.

Oficiales adelantan las investigaciones para esclarecer la muerte del corredor, quien fue asesinado, al parecer, el martes 28 de marzo, fecha en que desapareció.

Contradicciones
Una fuente indicó que ese día el trabajador andaba con su primo Marco Antonio Figuera, un ganadero de 55 años, quien supuestamente ha dado versiones contradictorias.

“Figuera dijo primero que ambos estaban en el Paseo de la Cruz y el Mar, en Puerto La Cruz, cuando fueron secuestrados por unos sujetos. Después, que fueron sometidos en una licorería aledaña al elevado de Lechería, de donde salían en su vehículo hacia el sector Tronconal V de Barcelona”.

El informante mencionó que el ganadero relató que al día siguiente le dijo a Juan que se lanzaran al barranco para huir de sus captores, pero su primo presuntamente le respondió: “quédate tranquilo”. Por eso él escapó solo.
Denuncia de plagio

Refirió que Figuera, visiblemente angustiado, reportó el supuesto plagio ante el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), en la capital de Anzoátegui.

El declarante señaló que a los familiares de Juan Solórzano les causó extrañeza que nadie se comunicara personal o telefónicamente con ellos para exigir dinero a cambio de dejarlo en libertad.

El pasado sábado, el ganadero les avisó a los parientes del corredor de seguros que había recibido una llamada telefónica de una persona que le indicaba que el cadáver del trabajador estaba en el barranco. Según el vocero, desde ese día ignoran cuál es el paradero de Marco Figuera.

FUENTE: Yraida Núñez - http://eltiempo.com.ve