martes, 21 de marzo de 2017

Una niña de 15 años lideró el asesinato de los dos militares en Sabana Grande

Una adolescente de 15 años fue la primera detenida por el doble homicidio de los funcionarios del Ejército: Yohan Borrero, de 25 años, y Andrés Ortiz, de 23, la madrugada del domingo en el bulevar de Sabana Grande. Con ella estaba un niño de 10 años cuando los capturaron.

La muchacha lideraba el grupo de niños y adolescentes que esa madrugada atacó a los efectivos a cuchilladas, luego de haberle arrebatado el bolso a uno de ellos. Eso dijeron funcionarios policiales.

Tras su detención, acusó al resto de los jovencitos que estaban con ella, y los funcionarios lograron apresar a cuatro más. Se trata de niños con edades comprendidas entre 6 y 10 años.

De acuerdo con la investigación del hecho, eran unos 12 niños y adolescentes que estaban distribuidos en dos grupos, dos le arrebataron el bolso a uno de los militares cuando salieron de la tasca restaurante El Colosseo a fumar, el resto de los atacantes estaba ubicado en la esquina Pascual Navarro del bulevar, que conduce hacia la avenida Solano. Los militares corrieron detrás de los niños con la intención de recuperar el bolso, y allí fueron detenidos por la banda completa.

Con cuchillos en mano se encimaron a los funcionarios y los apuñalaron con saña, aupados por la líder quinceañera, el sargento primero Yohan Borrero recibió nueve puñaladas, y una de ellas en el cuello que lo dejó muerto en medio del bulevar, el sargento segundo Andrés Ortiz se desplomó en la avenida por las heridas, una puñalada en el abdomen lo neutralizó.

Los atacantes huyeron del lugar y se llevaron el bolso.

Ambos militares estaban con dos compañeros en el local nocturno, quienes fueron avisados del hecho minutos después.

Familiares de ambos fallecidos estaban en la morgue de Bello Monte la mañana de ayer.

Los deudos de Borrero dijeron que era oriundo del estado Portuguesa, y formaba parte del Batallón Bolívar en Fuerte Tiuna desde al año 2008.

El otro funcionario tenía siete días en Caracas en el mismo batallón. Era de Barcelona, pero lo trasladaron a la capital porque estaba de curso.

“En este país no hay valores, las familias se acabaron, no entiendo cómo unos niños hacen esto, y cómo hay padres que olvidan a sus hijos y los lanzan a las calles a causar daños”, dijo Yuilimar Borrero, hermana del sargento primero.

Le preocupa como abogada que esos niños menores de 12 años no serán condenados por el delito que cometieron y que pronto saldrán a la calle “porque no hay ley que los castigue como debería ser”.

FUENTE: El Universal - http://noticiaaldia.com