jueves, 2 de febrero de 2017

Estiman que rentabilidad de bonos Pdvsa tiende a estabilizarse

La cancelación oportuna, por concepto de amortización de intereses a los tenedores de bonos Pdvsa, pautada para el 12 de abril próximo, monto que asciende a 2.058 millones de dólares, contribuiría a que la normalización de la curva de rendimiento de los títulos continúe, estima la firma Torino Capital en su informe.
Los especialistas consideran que tal compromiso se honrará con éxito, y aunque aprecian que este seguirá siendo el talante de las autoridades, ello no marca una diferencia significativa en la valoración de recuperación, a largo plazo, de los bonos de Venezuela, establece el análisis.

“Si, como esperamos, Pdvsa realiza con éxito su pago de amortización el 12 de abril, entonces el proceso de normalización de la curva de rendimiento debería continuar. Los bonos de corto plazo podrían luego superar la apreciación de los precios. Como las perspectivas de cambio de régimen a corto plazo se han atenuado, la percepción del mercado de la capacidad de pago a largo plazo del país es probable que permanezca sin cambios y esperamos que los rendimientos a largo plazo sigan estando altamente correlacionados con los precios del petróleo”, se lee.

Es importante destacar que para este año, según la firma consultora Boungy, entre pago de cupones y amortizaciones, Pdvsa debe honrar compromisos que ascienden a $ 6.341 millones, pagos que se concentran en abril, octubre y diciembre, especifican.

En tal sentido, el pago previsto para el cuarto mes del año se ubica en $2.058 millones como ya se mencionó antes; 841,8 millones de dólares en octubre, y $1.121 millones en diciembre de 2017.

Observa Torino que las curvas de rendimiento de (los bonos) Pdvsa y Venezuela experimentaron un cambio “notable” de pendiente a lo largo del año pasado.

“Ambas curvas se habían vuelto significativamente invertidas desde finales de 2014. Gran parte de esa inversión se ha revertido y ambas curvas ahora son aproximadamente planas. Esperamos que este fenómeno continúe y así veamos un margen significativo para la compresión del rendimiento en el extremo corto de ambas curvas”, proyectan.

A este respecto, amplían que las curvas de rendimiento se invirtieron de manera importante al cierre de 2014, como consecuencia directa de la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no recortar la producción de crudo, iniciativa orientada a prevenir el derrumbe de los precios del petróleo a nivel internacional.

Al no producirse un avance positivo como resultado de las negociaciones que se adelantaron ese año, los mercados mundiales de petróleo cayeron estrepitosamente, “lo que planteó preocupaciones sobre la capacidad del país para cumplir sus obligaciones a corto plazo. Estas continuaron en 2016, cuando el crudo cayó por debajo de los 30 dólares y los mercados comenzaron a ver un impago a corto plazo de Venezuela como casi una certeza”, argumenta la firma de análisis económico.

Afirman que la situación varió en los últimos meses generando que la pendiente (caída) de las curvas de rendimiento tanto de los bonos Pdvsa, como de los títulos Venezuela, “haya disminuido significativamente en valor absoluto. Mientras que hace un año, los vencimientos a corto plazo estaban viendo rendimientos de 80-120%, estos rendimientos han disminuido a los 30 %. Los rendimientos en el otro extremo de la curva, sin embargo, permanecen en 20 por ciento”.

Aseguran que los mercados “no han alterado su visión con respecto al valor de recuperación a largo plazo de los bonos de Venezuela, aunque han revisado significativamente su punto de vista sobre las posibilidades de un incumplimiento a corto plazo”.

Los analistas afirman que el petróleo ha subido ligeramente en los últimos seis meses, pero la disminución de rendimientos a corto plazo, ha sido significativa, afirman.

FUENTE: IVONNE AYALA - http://www.eluniversal.com