miércoles, 8 de febrero de 2017

Autorepuestos suben más de 500% en dos meses

“Algunos de los cauchos de mi carro son de diferentes números porque no tengo cómo pagar lo que cuesta uno nuevo, casi 250 mil bolívares. Para mí con un sueldo de educador jubilado eso es imposible de costear. Además, la condición de la vialidad no ayuda y se termina dañando más el carro”, expresa Adelso Silva, mientras un vendedor le indica los nuevos precios de las autopartes por las que pregunta.

Acto seguido, sentencia que arreglar un automóvil actualmente es cuesta arriba. “Uno tiene que elegir entre comprarle lo que se le daña o invertir ese dinero en comida”, expone.

Mientras que del otro lado del mostrador, Oliver Roa señala que los incrementos en repuestos se presentan en todos los renglones. “Son constantes. Desde diciembre para acá, aumentaron mucho más; semanalmente los proveedores pasan hasta dos listas con los precios”.

Así como él, otros comerciantes indican que una bujía que en el último trimestre del año pasado estaba en 4 mil bolívares, pasó a costar 10 mil y en el caso de las camionetas, hasta 16 mil.

Rubros como las rolineras subieron de 8 mil a 45 mil; es decir, más del 500%. Una correa de tiempo de 24 mil a 65 mil, si se trata de la multicanal, 120 mil; los tacos de freno de 30 mil a 50 mil. Un juego de pistones puede ubicarse hasta en 453 mil.

Incluso, una tapa de radiador tiene un precio entre 8 mil bolívares y 20 mil.

Por lo que en muchas situaciones un sueldo básico de 40 mil 638 bolívares resulta insuficiente para comprar uno de estos insumos.

Mario Ramos, vendedor en “Cecilio Acosta”, apunta que el mayor incremento fue con el reciente aumento salarial de 50%.

“Un bombillo de dos contactos que la gente podía comprar en 100 bolívares anteriormente, ahora llega a costar 3 mil bolívares. Algo tan sencillo como eso”, destacó, asombrado de los costos pues también impactan en su bolsillo cuando su carro le “pide” una reparación. En cuanto a los cauchos, el alza es similar. Un neumático número 17 se ubica entre 160 mil y 170 mil bolívares, mientras que uno para camioneta supera los 200 mil.

Roberto Lozano, un mecánico de La Limpia con 38 años en el oficio, expone que los conductores reparan y reparan los cauchos hasta “que no dan más”, pues les sale más barato pagar 6 mil bolívares que comprar uno nuevo.

Es testigo de cómo sus clientes “tienen que hacer magia” para buscar por todos lados ofertas de autorepuestos.

“Anteriormente, las correas que quitaban de un carro las guardaba en el taller para auxiliar a otro que las necesitara, pero ahora la gente rueda hasta que ya esa correa no da para más”, describe.

En su labor diaria ha notado cómo los cauchos, el tren delantero y los motores son los que resultan más afectados por los huecos en las vías.

El sector más perjudicado está integrado por los transportistas y taxistas. Wilmer Parra, chofer de San José, es uno de ellos. El hombre de 69 años tendrá que pagar por la reparación del motor de su “carrito” más de 800 mil bolívares, los cuales no tiene.

Consultado por PANORAMA, Erasmo Alián, presidente de la Central Única de Transporte del Zulia, reveló que el incremento en autopartes “ha acabado con el 60% del sector” (más de 12 mil unidades).

“Los vendedores de repuestos llegan a aumentar hasta un 1.400%. Un juego de empacadura de motor 3.05 pasó de 12 mil a 145 mil bolívares; eso no puede ser. Ellos se basan en el precio del dólar paralelo”, expresó y agregó: “Pedimos al Superintendente de Precios Justos, William Contreras, fiscalizar”.

“Aquí al transportista que se le dañe el motor o la caja es una pérdida total. Un chofer no puede costear la reparación con el precio del pasaje”, dijo.

Aseguró que, en lo que va del año, en las 5 proveedurías de la región no han llegado insumos.

Mientras que por el lado de los proveedores de repuestos, José Luis Hernández, presidente de la cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa), precisó que la industria tiene una caída de 91% en el mercado y el sector requiere materia prima.

Y Giuseppe Penélope, presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes (Canidra), indicó que las necesidades de repuestos y autopartes ascendían hasta el 40% y los comercializadores tienen problemas para obtener las autopartes. Por lo que, en este tema los afectados están en ambos lados. Sin embargo, si continúa el alza, cada vez menos automóviles se verán en las calles de la ciudad.

FUENTE: Panorama - http://www.aporrea.org